Carta de solidaridad con los trabajadores de Acepar

Fue lanzada por internet una carta en la que se invita a todos los interesados a solidarizarse con los cientos de trabajadores de Acepar que están sufriendo tratos humillantes de parte del empresario argentino Sergio Taselli, propietario del 66,6% de las acciones de Acepar. La carta es propuesta por los periodistas y comunicadores Rubén Ayala y Arístides Ortiz. Abajo la misiva inextensa:

Carta a la opinión pública nacional  e internacional

 

Estado ausente…o ¿Estado cómplice? ante la persecución y humillación a los trabajadores de Acepar

 

Dirigimos esta atenta misiva a la opinión pública paraguaya, a través de todos los medios disponibles, para denunciar la total ausencia del Estado Paraguayo ante las violaciones de derechos humanos y laborales que vienen sufriendo centenares de obreros de Acepar, y a la vez para solidarizarnos con los trabajadores que, estoicamente, soportan un trato humillante por orden del empresario argentino Sergio Taselli, principal propietario de la acería.

 

Los números arrojados por el último relevamiento sobre los obreros víctimas de las violaciones de sus derechos humanos y laborales son alarmantes: más de 10 obreros despedidos; más de 110 trasladados de sus funciones y lugares de trabajo dentro de la siderúrgica; 5 trabajadores suspendidos por supuestas faltas sin goce de sueldo; más de cinco obreros con derecho a jubilación fueron cesados de sus funciones, Y amenazas y torturas psicológicas continuas  a los sindicalistas. Todos ellos por ser afiliados al sindicato y a la cooperativa de trabajadores, críticos a la gestión administrativa y financiera de Sergio Taselli.

 

De esta cantidad total de obreros víctimas de la persecución, cinco son dirigentes del Sindicato de Trabajadores de Acepar (Sitrac) y otros cinco son dirigentes de la Cooperativa de Trabajadores de Acepar (COOTRAPAR, dueña del 33,3% de las acciones de Acepar), ambas con posturas críticas ante las políticas laborales, financieras y de producción ejecutadas por Sergio Taselli. El resto de los obreros víctimas (120) son afiliados a SITRAC, socios de COOTRAPAR y algunos afiliados a Sitrasa, el otro sindicato de Acepar.

 

Estamos frente a las violaciones  cometidas por el señor Taselli a través de una  tenaz persecución a obreros que denuncian hechos de corrupción perpetrados por el directorio de su empresa contra el patrimonio del Estado. Estamos ante la intención de los accionistas mayoritarios de Acepar de acallar las voces que denuncian el robo al Estado, o que es lo mismo, al pueblo paraguayo.

 

SITRAC, respaldado por la Cooperativa de Trabajadores de Acepar (COOTRAPAR), ha presentado cinco (5) denuncias de las violaciones de derechos laborales citados arriba ante el Ministerio de Justicia y Trabajo. Salvo una insinuación de inspección de la empresa, tras la primera denuncia, el Ministerio no ha hecho absolutamente nada para frenar la campaña de persecusión.

 

La Corte Suprema de Justicia resolvió el año pasado, luego de un largo proceso judicial, que el Directorio de Acepar debe a pagar los beneficios sociales y económicos acumulados del Contrato Colectivo de Trabajo firmado entre el SITRAC Y ACEPAR años atrás. Hasta hoy el señor Taselli se niega a cumplir dicha resolución. Se niega a acatar la decisión de un poder del Estado. Y la Corte no hace nada.

 

Los dirigentes sindicales y cooperativos de Acepar han intentado en innumerables ocasiones entrevistarse con el presidente Fernando Lugo,  para explicarle personalmente las irregularidades cometidas por Taselli en el proceso de compra-venta de Acepar y en su gestión actual en la empresa. Pero hasta hoy, inexplicablemente, no han sido recibidos por el jefe de Estado.

 

Por estas razones, los abajo firmantes, ciudadanos responsables y representantes de organizaciones sociales y gremiales, denunciamos en esta carta la ausencia-cómplice del Estado Paraguayo ante las violaciones de los derechos humanos que están sufriendo los obreros de Acepar:

 

Firman abajo:  

Rubén Ayala

 

Arístides Ortiz

 

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario