Carperos iniciaron mudanza a Itakyry

Las 575 familias que reclamaban tierras públicas usurpadas por el terrateniente brasileño Tranquilo Favero en Ñacunday iniciaron su traslado a la localidad de Santa Lucía, Itakyry, departamento de Alto Paraná.

Mudanza de los carperos a Santa Lucía. Foto: Indert.

Mudanza de los carperos a Santa Lucía. Foto: Indert.

El presidente del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert), Justo Cárdenas, garantizó la preservación de la seguridad de las personas durante todo el proceso de traslado.

Cabe recordar que los brasiguayos de la zona se oponen al traslado e incluso fueron sindicados de ser los responsables de quemar y destruir puentes y otras obras que fueron realizadas para los nuevos habitantes. En marzo pasado llegaron a bloquear los caminos que conducen al lugar para evitar que una comitiva oficial llegue a la propiedad para realizar labores de loteamiento. El pasado lunes el abogado de los colonos presentó una nota al presidente Horacio Cartes pidiendo la suspensión del proceso alegando que “atentaba contra la propiedad privada”.

“La reubicación será controlada y probablemente un poco más lenta de lo que quisiéramos, a fin de garantizar un sistema de seguridad y preservar la integridad física de las familias. Insto a acompañar de forma racional y ordenada este proceso que consideramos legal y legítimo”, dijo Cárdenas citado por la página del Indert.

Críticas

El Indert inició en marzo pasado la recuperación de más de 3.000 hectáreas de tierras fiscales que estaban siendo ilegalmente explotadas por empresarios sojeros brasileños, que no son beneficiarios de la reforma agraria.

Sin embargo, la Mesa de Desarrollo Sustentable había advertido en abril pasado que las poco más de 3.000 hectáreas no serían suficientes para más de 500 familias, por lo que esto afectaría a las comunidades indígenas aledañas, cuyos territorios serían invadidos.

“Esta superficie  sería totalmente insuficiente, por lo que existe un peligro real de que el área faltante para los campesinos, sean completadas con una invasión a dichas tierras, teniendo en cuenta de que se pretende otorgar seis hectáreas por familia, lo que equivale a tres mil cuatrocientos cincuenta hectáreas, sin contar los espacios públicos necesarios,  con lo cual, el presidente del Indert, Justo Cárdenas, estaría propiciando la invasión de territorios indígenas”, advirtieron.

Detallaron que 3120 hectáreas de las comunidades avá-guaraní de Yukyry, Ko’eju  y Pilikokue-Arroyo Guazú, están dentro de las tierras que el Indert pretende utilizar para el traslado y asiento de los campesinos.

Asimismo, la MSD apunta que la operación más bien parece un plan para liberar de ocupantes las tierras de Tranquilo Favero y de esa manera, alejar el peligro de que el Estado descubra los orígenes irregulares y falsos de las tierras del terrateniente brasileño, quien posee más de un millón de hectáreas en el país.

Comentarios

Publicá tu comentario