Canciller Loizaga refrita discurso de sus “buenas épocas” stronistas

«Lastimosamente tenemos situaciones externas que vienen hacia acá. Mi visión es que quieren exportar conductas antisociales y antidemocráticas al país», expresó Loizaga, en diálogo con la 780 AM
¿Cuáles serán las actitudes democráticas según el canciller?
Primer secretario de la embajada norteamericana del Paraguay en Washinton y ante la OEA ya en 1974, el canciller Loizaga tiene un vasto pasado en la Cancillería durante el stronismo.
En esa época en que la Voz del Coloradismo y el dario Patria hablaban de cosas como “infiltrados” que quieren “dividir la familia paguaya”, “ateos”, “apátridas”, él formaba parte de la Liga Anticomunista.
«Nosotros debemos defendernos de este tipo de prácticas, a las cuales no estamos acostumbrados. No deben ser importadas al país», sostuvo.
Se refería a la toma simbólica del Ministerio de Educación y Culto por parte de los integrantes de la Federación Nacional de Estudiantes Secundarios (Fenaes) el pasado 2 de octubre. Los muchachos exigen 7 por ciento del PIB para Educación.
Durante esta toma, el dirigente chileno Patricio Flores, con arresto domiciliario en el consulado chileno, filmaba. Luego, tres policías vestidos de civil, en una camioneta sin logo tipo, lo tomaron del brazo, lo subieron a la máquina, lo sometieron a un interrogatorio intenso, hasta dejarlo preso en la Comisaría Segunda.
“Claro procedimiento de la policía clandestina durante el stronismo”, sostiene el secretario general de la juventud comunista paraguaya Fabricio Arnella.
En la buena época de Loizaga durante el stronismo, era muy común escuchar que la “democracia paraguaya” no permitía “injerencia extranjera”. En tanto, el gobierno enviaba militares y policías a Estados Unidos para estudiar “técnicas de vuelo” y otras cosas que usarían en picanas eléctricas y golpes secos “que no dejaban marcas”.
Durante ese gobierno “sin infiltrados”, se le otorgó (cuando Conrado Pappalardo era jefe de Ceremonial de Estado), los pasaportes falsos a los asesinos del canciller chileno del gobierno de Salvador Allende, Orlando Letelier.
Durante su gobierno sin “injerencia extranjera”, se repartieron entre los jefes partidarios, militares y hacendados brasileros más de 7 millones de hectáreas de tierras públicas.
 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.