Campesinos ya habían denunciado abortos indeseados e intoxicaciones

Tras varias fumigaciones aéreas se reportaron casos de intoxicaciones masivas. Foto: ANP

Tras varias fumigaciones aéreas se reportaron casos de intoxicaciones masivas. Foto: ANP

El asentamiento Huber Duré, así como otras comunidades campesinas de Canindeyú ya venían denunciando los efectos de las fumigaciones con agrotóxico en Canindeyú desde hace años.

A fines de 2012, la Federación Nacional Campesina paraguaya denunciaba que el uso de agrotóxicos nocivos en plantaciones privadas de soja provocaba numerosos abortos indeseados y otras enfermedades en las trabajadoras del campo.

Las denuncias provenían, entre otros, de los asentamientos San Juan, de Puente Kyha, Huber Duré, y Crescencio González, de General Resquín, ubicados en los departamentos de Canindeyú y San Pedro.

En esas zonas hay muchos miles de hectáreas dedicadas al cultivo de la soja y en ellas se aplican fumigaciones áreas con ese tipo de productos.

Además de los abortos reportados, muchos de los pobladores de los asentamientos sufren dolores de cabeza, mareos, alergias y algunos niños están con vómitos, según la denuncia de entonces.

En Huber Duré se había reportado también la muerte de animales de granja, entre ellos gallinas y patos, propiedad de familias campesinas. Entonces, tras una fumigación aérea se sintieron afectadas más de 150 personas que debieron recibir asistencia médica.

El asentamiento dista a 80 km de Curuguaty, y cuenta con unos 2000 habitantes.

Manifestaciones

La FNC viene realizando constantes protestas en el campo y en la ciudad contra las fumigaciones ilegales, en su mayoría violan leyes ambientales y de protección a las comunidades. La mayoría de las manifestaciones fueron fuertemente reprimidas, dejando imputados a varios dirigentes. En enero de este año la Fiscalía imputados 24 campesinos. A fines del año pasado se había producido una fuerte represión contra manifestantes en la colonia Maracana, colindante a Huber Duré. Fueron baleados por la policía dos labriegos de Duré, y varios fueron detenidos.

En febrero de este año incluso, ante la falta de respuestas, algunos campesinos trataron de cerrar la calle de acceso a Huber Duré para impedir el paso de camiones sojeros.

El ministro de Agricultura, Jorge Gattini, es uno de los más férreos defensores de las fumigaciones. Llegó a asegurar en más de una ocasión que no causan daños a la salud. Los campesinos fueron hasta su casa para ofrecer fumigarle el jardín y beber un tereré con agua contaminada con agroquímicos. El mismo se escondió ante la visita.

Comentarios

Publicá tu comentario