Campesinos ya estaban en la mira antes del inicio del tiroteo

Hoy durante el desarrollo del juicio oral a los campesinos acusados por la masacre de Curuguaty continuaron las declaraciones testificales de los policías convocados por el fiscal Jalil Rachid.

Uno de los integrantes del contingente de antimotines, Giovanni Francisco Vera Benítez, declaró que la orden que recibieron es que ante el primer disparo hagan cuerpo a tierra y que allí entrarían a actuar los tácticos, es decir los fusileros del Grupo Especial de Operaciones (GEO), que ya tenían en la mira a los campesinos con sus fusiles Galil, desvirtuando de esa forma la tesis del Ministerio Público, que señala que los policías ingresaron desarmados para “dialogar” con los ocupantes.

En efecto, en un video que registra los preparativos de la incursión policial se escucha nítidamente a Lovera cuando refiere que el plan de “ir atropellar directamente”. “La idea es la siguiente: grupo antimotín con montada ir a atropellar directamente. Ustedes de ese lado y nosotros de este lado (…)”, se aprecia en el video disponible en el siguiente enlace http://www.youtube.com/watch?v=nnU044gcVys

También declaró el suboficial Derlis Sosa, quien dijo que al escuchar el primer disparo se tiró al suelo hasta que la balacera terminó, por lo que el mismo expresó que no pudo ver nada. No recibió disparos y tampoco vio al grupo del GEO.

A su turno, el suboficial José Villalba, también del grupo antimotines, dijo que el jefe del operativo, Erven Lovera, había ordenado que ante el primer disparo todos hagan cuerpo a tierra. El suboficial Villalba relató que ante el primer disparo se tiró al suelo, por lo que no pudo ver de dónde vino el disparo que impactó en Lovera. Se mantuvo cuerpo a tierra hasta tiempo después de terminada la balacera. Los auxilios tardaron cerca de una hora en llegar, salió arrastrado del lugar. No recibió impactos de bala ni pudo ver al grupo del GEO, señaló.

También prestó declaración el suboficial Vicente González, del grupo táctico. Coincidió en afirmar que existía una orden previa de cuerpo a tierra ante el primer disparo. Dijo que todos los campesinos estaban con los rostros cubiertos. Según González, el jefe Lovera cayó herido a su lado, pero le fue imposible moverse para auxiliarlo ante los disparos. Agregó que las ambulancias también recibieron disparos y volvieron solo al terminar la balacera.

El juicio oral a los campesinos proseguirá este viernes, al cumplirse 43 meses de la masacre que dejó 17 muertos en las tierras de Marina Kue y que fue utilizada para derrocar al gobierno de Fernando Lugo vía juicio político exprés.

Comentarios

Publicá tu comentario