Campesinos se ratifican en reclamo de tierras de Laterza Cue

Labriegos que se encuentran acampados hace 12 días frente a la sede del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert) se ratifican en el reclamo de permanecer en las tierras de Laterza Cue, distrito de Mariscal López, departamento de Caaguazú. Es con relación a una propuesta del titular del Indert, Justo Cárdenas, de reubicar a los campesinos en otros lugares.

Néstor Núñez, dirigente de la comunidad, explicó que aceptarían la reubicación de las familias que fueron desalojadas, pero no así de las que permanecen en el asentamiento. Por ello señalan que reclaman al menos una parcela de 700 hectáreas dentro de Laterza Cue y otras 800 hectáreas en zonas que estén dentro del distrito de Mariscal López.

Anunciaron que recibieron la propuesta del titular del Indert, pero que no hay ninguna negociación. También advirtieron que seguirán acampados frente a la sede del ente agrario hasta que se encuentre una solución definitiva.

La propuesta

Justo Cárdenas propuso “salidas alternativas que no representa precisamente la posibilidad de vivir ahí” en Laterza Cue, donde los campesinos reclaman al menos unas 1.500 hectáreas, informó la Agencia de Información Paraguaya.

“Podemos reubicarles en otros sitios, permutar unas tierras con la empresa que ostenta la propiedad del inmueble. El Indert tiene 200 hectáreas, pero es una superficie muy pequeña para 56 familias, entonces creo que hay alternativas que podemos ir viendo de forma conjunta», dijo Cárdenas citado por la agencia oficial.

El presidente del Indert lamentó que la Cámara de Senadores haya rechazado la expropiación de unas 500 hectáreas, con lo cual se hubiera dado “la posibilidad de solucionar definitivamente este problema”, dijo.

Frente a las 1.500 hectáreas que reivindican los campesinos para 120 familias, el Indert solo ofrecería 700 hectáreas, ya que la entidad gubernamental sostiene que en la comunidad solo quedan 56 familias.

El conflicto

El conflicto de tierras en esta zona se remonta a los tiempos de la dictadura, cuando un influyente terrateniente griego, Euthymios Gregorios Ioannidis, se instaló hacia 1967 en la zona para posteriormente apropiarse de las tierras que pertenecían al empresario Mario Laterza (casi 3.000 hectáreas).

A instancias del griego, ingresaron al lugar 170 familias y también a partir de engaños trajo colonos brasileños para venderles tierras en situación irregular. Estos últimos, que llegaron con todos sus ahorros, en su gran parte terminaron empobrecidos.

En su época, el griego mantuvo un régimen de terror en la zona, manejando a todas las autoridades distritales.

Unos 20 años después, el griego impulsó un juicio de usucapión para obtener la titulación de las tierras, pero a nombre de una sola persona a fin de supuestamente acelerar los trámites. El elegido para esto, José Díaz Filho, recomendado por el mismo griego, tras ganar el juicio en 1992 le vendió todas las tierras a la empresa Arcadia S.A., vinculada al griego, por 20 millones de guaraníes, con los pobladores adentro. Arcadia posteriormente transferiría los derechos a otra empresa vinculada al mismo, Santa Basilia. Actualmente las tierras son explotadas por la empresa Bioenergy.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.