Campesinos hacen justicia por mano propia ante abuso de sojeros e inacción de autoridades

Sojeros fumigan en medio de las comunidades sin respetar las leyes ambientales, causando graves daños en la salud de la población, además de la destrucción de sus cultivos y muerte de animales domésticos. 

Cansados de los abusos de los que son víctimas, campesinos quemaron un cargamento de soja. Foto: Radiotv Latinoamericana.

Pobladores de Luz Bella, departamento de San Pedro, cansados de los abusos a que son sometidos por los empresarios brasileños de la soja, decidieron hacer justicia por mano propia. Detuvieron dos camiones de gran porte repletos de soja, derramaron el cargamento en el suelo y posteriormente quemaron los aproximadamente 1.500 kilos de granos que estaban siendo transportados. Esta acción se realizó en repudio a la sojización, al avance del monocultivo de transgénicos y la pulverización con agrotóxicos en la zona, reportó Julio Franco, de Radio FM Luz Bella. 

Tras las repetitivas advertencias a los camioneros y a los sojeros hechas por los campesinos de no pasar más con productos transgénicos por la colonia, en la tarde de este 28 de enero pobladores de Luz Bella decidieron detener los camiones y quemar la soja que trasportaban, ya que las fumigaciones afectan la salud de la población, destruye sus cultivos y mata sus animales.

Defensa ante agresión

Los labriegos denuncian que los organismos estatales como el Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (Senave), la Secretaría del Ambiente (Seam) y la Fiscalía del Medio Ambiente hacen la vista gorda a la violación de las leyes ambientales que cometen los sojeros contras las comunidades campesinas. Los pobladores observan que los empresarios sojeros gozan de todos los privilegios y que no existen derechos humanos para las personas humildes. Esta situación hace crecer la sensación de indefensión y no les queda otra opción –según afirman– que establecer un sistema de autodefensa frente a los ataques que sufren de parte de extranjeros. Además de las fumigaciones, otro de los atentados de los terratenientes contra la población son la contratación de sicarios que cometen asesinatos selectivos contra dirigentes campesinos que se oponen al avance de los transgénicos.

Amenaza de represión

En la tarde del martes pasado el asistente fiscal de San Estanislao, Fernando Medina, se constituyó en el barrio San Francisco, de la

A pesar de que las fumigaciones se realizan violando las leyes ambientales, las autoridades otorgan custodia policial a los infractores. Foto: prensamercosur.com.

Colonia Luz Bella, para tratar con los pobladores de la zona acerca de la oposición a las fumigaciones en tres derecheras adquiridas por un ciudadano brasileño en medio del vecindario. El representante del Ministerio Público advirtió a los campesinos que actuarán con la fuerza necesaria si los pobladores se resisten a la implementación del monocultivo en medio de la agricultura familiar campesina.

Según la denuncia, el agente fiscal argumenta que el “productor” es un ciudadano paraguayo y que tiene derecho a trabajar como cualquier otro, ignorando las violaciones de la Constitución Nacional, el Estatuto Agrario, leyes ambientales y otras disposiciones legales vigentes en el país. Los pobladores solicitaron copia del título de propiedad del brasilero, pero nunca mostraron.

Las leyes paraguayas castigan a quienes venden como también a quienes compran terrenos que hayan sido cedidos por el Estado para la reforma agraria, pero que posteriormente hayan sido vendidos a un tercero.

Además, las fumigaciones se realizan en violación de la Ley 3742 de Control de Productos Fitosanitarios, que en su artículo 68, inciso a,  “Sobre aplicación terrestre de agroquímicos”, establece la obligación de “una franja de protección de cien metros entre el área de tratamiento con productos fitosanitarios y todo asentamiento humano, centros educativos, centros y puestos de salud, templos, plazas y otros lugares de concurrencia pública para los plaguicidas de uso agrícola”. En caso de aplicaciones aéreas, la franja de protección debe ser de 200 metros.

Asimismo, en el inciso c. de dicho artículo la ley dispone que “en casos de cultivos colindantes a caminos vecinales poblados, objeto de aplicación de productos fitosanitarios, se deberá contar con barreras vivas de protección con un ancho mínimo de cinco metros y una altura mínima de dos metros. En caso de no existir dicha barrera viva, se dejará una franja protección de cincuenta metros de distancia de caminos vecinales poblados para la aplicación de plaguicidas”.

Noticias relacionadas: 

Senave apela a buena voluntad de usuarios de agrotóxicos para “autocontrolarse”

Senave apela a buena voluntad de usuarios de agrotóxicos para «autocontrolarse»

Abogado sostiene que la ley faculta a los campesinos a detener las fumigaciones ilegales

Abogado sostiene que la ley faculta a los campesinos a detener las fumigaciones ilegales

 

Fuente: Radiotv Latinoamericana

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.