Campesinos denuncian que fueron estafados por estancieros

Los estancieros Miguel Ángel Muñoz Armas y César Fariña ofrecieron a cuatro campesinos de San Pedro realizar labores de limpieza y otros en una estancia del Chaco, pero ahora se niegan a pagar por el trabajo, denunciaron los afectados.  

Onorio Ubaldo Rolón Lezcano, Marcos Gill Medina y Ramón Jara Ramírez se encuentran en Asunción para entablar una demanda contra los propietarios de la estancia 23 de Esteban Martínez.

Ramón Jara Ramírez, Marcos Gill Medina, Onorio Ubaldo Rolón Lezcano y Cirilo Lezcano denunciaron que los estancieros Miguel Ángel Muñoz Armas y el Ing. César Fariña los contrataron para hacer diversas labores en la estancia 23 de Teniente Esteban Martínez, Chaco, pero ahora se niegan a pagarles.

Los afectados pertenecen a la localidad de Guayaibí, departamento de San Pedro, y fueron contactados para el trabajo por un hermano de Rolón Lezcano, quien se desempeñaba como capataz en la estancia y fue despedido antes de que finalice su contrato.

Los afectados cuentan que el trato inicial fue que cobrarían 200.000 guaraníes por hectárea, pero que luego, bajo diversas excusas, un secretario de César Fariña les manifestó que solo estaban dispuestos a pagarles 60.000 guaraníes por hectárea, lo cual fue rechazado por los denunciantes.

Estos relatan que estuvieron más de un mes en la estancia bajo una carpa montada por ellos mismos, bañándose y tomando agua de un tajamar, lo cual en principio les causó diversos malestares como diarreas.

“Animalchaite roiko”, expresó Jara Ramírez. También cuentan que  los víveres eran vendidos por los propios estancieros, que le manifestaron que acumularon una deuda de más de un millón de guaraníes por las provistas, aunque los productos eran de baja calidad y los paquetes de fideos, entre otros, ni siquiera tenían etiqueta. Asimismo, informaron que en ese lapso solo les facilitaron diez kilos de carne, por lo que se vieron obligados a cazar para procurarse el alimento.

Detallaron que limpiaron en total 38 hectáreas, hicieron alambradas, juntaron animales a caballo,  castraron toros, repararon un subidero con tablones cortados por ellos mismos, lo cual totaliza un monto de más de 10 millones de guaraníes.  Además, con los distintos traslados están gastando lo que les quedó de un trabajo que realizaron en una estancia vecina.

Rolón Lezcano contó que vino a Asunción con Muñoz Armas, quien lo trajo hasta el shopping Multiplaza bajo la promesa de que se encontrarían al día siguiente para el cobro, pero el estanciero despareció y ya no les atendió el teléfono, aunque sí les escribió un mensaje con tono de amenaza y con excusas como que se cayó de un puente de Caaguazú o que no estaba satisfecho con el trabajo.

“Si vos nos queres joder te vas a encontrar con nosotros tu trabajo de limpieza es un desastre limpiaste solo las partes limpias eso no puede ser (sic.)”, dice uno de los mensajes enviados por Muñoz Armas.

La Comamuri está siguiendo el caso y este martes acompañarán a los afectados al Ministerio de Justicia y Trabajo y a la Fiscalía para formular la denuncia.

Muñoz Armas había sido denunciado en 2011 por invasión de inmueble al haber formado una estancia sobre tierras indígenas de la comunidad Loma, cerca del exfortín Infante Rivarola, en la frontera con Bolivia.

Intentamos comunicarnos tanto con Muñoz Armas como con Fariña para conocer su versión, pero el teléfono de aquel dio apagado y este no respondió.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.