Campesinos de Jejui a punto de ser despojados de sus tierras por una sospechosa orden judicial

Un grupo de ocho familias campesinas de San Isidro del Jejui, pertenecientes a las ex Ligas Agrarias Campesinas (LAC), están por ser despojadas de sus tierras, por medio de una orden judicial, emanada del Juzgado de Primera Instancia en lo Civil y Comercial de la Circunscripción de San Pedro, a cargo de los jueces Fernando Benítez y Guillermo Lezcano.

La historia

San Isidro del Jejui es una comunidad que posee 200 hectáreas. En febrero de 1975, en momentos de mayor represión de la dictadura stronista colorada, la escalada represiva llegaría a la comunidad. Ahí se desata una violenta campaña dirigida por el Cnel. José Félix Grau al mando de un cuerpo de elite antisubversivo. En la refriega fue herido el sacerdote Braulio Maciel, que desarrollaba un tipo de economía solidaria basada en la producción de subsistencia, contrario al modelo que quería imponer Stroessner, que estaba orientada a la producción para la renta, con el cultivo del algodón, el “oro blanco”, según la propaganda oficial.

Todas las familias de la comunidad fueron apresadas y recluidas en el campo de concentración de Emboscada, y unos años después las tierras fueron transferidas ilegalmente por el IBR a los espososFlora Teresa Rivarola de Velilla y Mario Pablo Jesús Velilla. La señora Velilla, que funge como sujeto de la reforma agraria, es accionista y vicepresidenta de la financiera El Comercio, según denuncia de los campesinos.

En el 2010, luego de una intensa lucha judicial y tras 40 años, los campesinos lograron recuperar sus tierras, ganando en todas las instancias judiciales. Pero, el Juzgado a cargo de los citados jueces Benítez y Lezcano, dio lugar a la “demanda de retención de inmueble” promovida por los Rivarola Velilla, fundándose en títulos anulados por falsos. Los campesinos sospechan que los jueces fueron “comprados” por la contraparte, y de cumplirse la orden, serían nuevamente desalojados de sus tierras, así como en tiempos de Stroessner.

Comentarios

Publicá tu comentario