Campesino que perdió un ojo en represión ofrece su testimonio

Aníbal Alegre, el labriego que perdió un ojo por un impacto de balín de goma en una represión policial en General Resquín, departamento de San Pedro, en una entrevista con el sitio cigarrapy contó las circunstancias en que fue herido.

Aníbal Alegre perdió un ojo en la represión policial en una protesta contra las fumigaciones ilegales. Foto: Radiotv Latinoamericana.

Alegre asegura que los miembros de la Federación Nacional Campesina (FNC) no iniciaron el enfrentamiento y que los policías empezaron a tirar gases lacrimógenos y balines de goma en momentos en que se encontraban protestando por la fumigación de un sojal.

Contó que luego de que los policías arrojaran los gases, quedó atrapado entre la humareda y al intentar resguardarse le dispararon de corta distancia. Añadió que una vez herido, siguieron cayendo los gases a su alrededor, por lo que quedó inconsciente.

Precisó que la fumigación de los sojales se realiza sin respetar la distancia mínima de protección, aunque incluso cuando las aspersiones se realizan a distancias importantes se siente el fuerte olor, que causa mareos. Señaló además que el veneno utilizado contamina las fuentes de agua que aprovisionan a muchas comunidades.

Custodia a fumigaciones ilegales

El pasado miércoles 22 de enero un contingente policial al mando del comisario Odilio González, que custodiaba fumigaciones ilegales de un sojal perteneciente al terrateniente brasileño Evaldo Araújo, reprimió violentamente a los campesinos que protestaban contra las aspersiones de veneno que afectan la salud de los pobladores, matan sus animales domésticos y destruyen sus cultivos.

González dijo a EFE que los campesinos rompieron un vidrio de una patrullera y causaron “rasguños” en la nariz a un agente y a otro efectivo en el mentón. Agregó que actuaron con un “amparo constitucional firmado por un juez” para proteger la tierra del empresario brasileño.

“Son izquierdistas, se mueven por ideología. Quisieron entrar, cortaron alambre, quisieron quemar el tractor que estaba trabajando y repelimos con gas lacrimógeno”, declaró el jefe policial a la agencia de noticias española.

Las fumigaciones se realizaban violando la Ley 3742 de Control de Productos Fitosanitarios, que dispone que los venenos no pueden ser utilizados a menos de 100 metros de todo asentamiento humano, escuela, iglesia, etc. También obliga a que los cultivos que utilizan agrotóxicos tengan una barrera viva de protección con un ancho mínimo de cinco metros y una altura mínima de dos metros.

El ministro del Interior, Francisco de Vargas, señaló a radio Ñandutí que la policía “actuó en virtud a una orden judicial emanada por el Juzgado de Santa Rosa del Aguaray, en el marco de una acción de amparo en la que el juez Edgardo Martínez autoriza a la Agroganadera Aguaray SA a realizar trabajos de agricultura en ese establecimiento y dispone la custodia policial para la realización de esos trabajos”.

Sin embargo, el magistrado negó que haya emitido la orden en el caso mencionado, pero admitió que había otorgado custodia policial a productores de la colonia San Vicente, aunque dijo que su resolución se encontraba apelada y que no fue ejecutada. Además observó que el operativo fue llevado a cabo por la policía de Canindeyú, que se encuentra fuera de su jurisdicción.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.