Buscan agua permanente para comunidades indígenas del Chaco

La mayoría de las comunidades vive con problemas graves referente al suministro y el almacenamiento del vital líquido.

Fotografía: Pro Comunidades Indígenas.

En el Chaco existen comunidades que pueden abastecerse de agua también en tiempos de sequía, pero la mayoría de las comunidades vive con problemas graves referente al suministro y el almacenamiento del vital líquido.

Por una parte, en muchas comunidades no existen instalaciones básicas para la colección, el almacenamiento y la distribución del agua. La situación más grave rige en las aldeas Enxet a lo largo de la ruta entre Pozo Colorado y Concepción.

Estas familias se asentaron provisoriamente en la franja de seguridad de la ruta esperando la adjudicación de sus territorios ancestrales reivindicados, por lo que se vuelve difícil invertir en instalaciones. Ellos dependen enteramente del suministro por funcionarios del SENASA (Servicio Nacional de Saneamiento Ambiental) del departamento de Concepción que les llenan sus tanques de fibra de vidrio de cinco mil litros, de los cuales cada aldea posee uno o dos. Varios de estos tanques están ya dañados.

Los sistemas de agua en las comunidades consisten básicamente en tajamares y/o aljibes y tanques de fibra de vidrio que son rellenados a través de la colección de agua de lluvias por techos de zinc o por el suministro de agua a través de camiones cisterna proveídos por la Municipalidad, el SENASA o la SEN.

Pocas comunidades cuentan con pozos someros debido a las condiciones geológicas de la zona.

Fotografía: Pro Comunidades Indígenas.

En varias comunidades existen instalaciones de distribución como bombas de viento con la cañería necesaria. De esta manera sistemas de agua que consisten en los componentes: fuente, colección, almacenamiento y distribución prácticamente en ningún lugar existen en forma completa. Al otro lado en casi todas las comunidades existe una cantidad de problemas así que se debe decir que la mayoría de la población indígena está altamente vulnerable referente a la seguridad de provisión de agua.

Entre estos problemas hay que mencionar sistemas dañados sean aljibes o tanques con fisuras, bombas y  cañerías con daños que han dejado de funcionar, problemas de higiene y limpieza, la distancia entre pozos o tajamares que pide que se acarree el agua desde lejos entre otros.

Después del levantamiento de datos con los líderes de las comunidades se define las necesidades y  se busca formas de solución.

Para el mantenimiento de los sistemas y la higienización, el proyecto Chaco Rapére prevé la capacitación de personas de las comunidades. Para las capacitaciones se buscará la ayuda del SNPP. Al mismo tiempo se  incluyen a personal de las comunidades en los trabajos de plomería, albañilería y otros para la reparación de bombas y cañería etc. y para la instalación de cercados de alambre alrededor de pozos y tajamares.

Además dentro del proyecto Chaco Rapére, la ONG Pro Comunidades Indígenas (PCI), ofrece miniproyectos que responden a las necesidades más urgentes y sirven como modelo de solución: se perfora nuevos pozos o rehabilita viejos, se repara cañería o tanques etc.

Uno de los resultados más importantes del proyecto será un plan de riesgo comunitario que identifica todas las necesidades de las comunidades en el campo de suministro de agua (como también medios de vida). Este plan se pondrá a disposición de las instituciones públicas responsables como base de un trabajo coordinado entre ellas y las comunidades en el suministro del agua.

Fuente: Pro Comunidades Indígenas.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.