Breve historia del despojo anunciado a los trabajadores de Acepar

Se movilizaron y protagonizaron la primera experiencia de trabajadores accionistas de una empresa.  No participaron de las decisiones que terminaron desfondando Acepar. Pero el gobierno está a un paso de despojarles de sus acciones. 

 

Una de las primeras movilizaciones del Sindicato de Trabajadores de Acepar, la que dio vida a la Cooperativa de Trabajadores de Acepar. Fuente: Cootrapar.

1992 es el inicio de la lucha de los trabajadores de Acepar, aglutinados en el Sindicato de Trabajadores de Acepar (Sitrac), por ser propietarios de Aceros del Paraguay S.A.. En ese año, Hugo González Chirico, entonces empleado de la acería, era electo secretario general del Sitrac. Su promesa: comprar Acepar para los trabajadores.

En 1995, los trabajadores realizan la primera gran movilización. Más de 1500 empelados de la acería con sus respectivas familias recorren las calles de Asunción para manifestar formalmente su intención de comprar las acciones de Acepar, aprovechando el artículo de la Constitución Nacional (artículo 111) que les otorga el derecho preferencial de compra de una empresa del Estado que sea privatizada.  Aquella movilización culminó en la sede del Congreso, con la entrega del Proyecto de Ley de privatización de Acepar.

En 1996, los dirigentes y afiliados de Sitrac, reunidos en asamblea, resuelven fundar la Cooperativa de Trabajadores de Acepar (Cootrapar), con el objetivo de tener una organización jurídica y económica que sostenga su futura condición de accionista de la empresa entonces todavía estatal.

Luego de dos años de movilizaciones, gestiones y lobbys ante los legisladores y el  gobierno de entonces –el de Juan Carlos Wasmosy-, el Congreso oyó la voluntad de los trabajadores de Acepar y sancionó la Ley 1037 de privatización de la siderúrgica. Días después, el presidente Wamosy lo promulgó, consumándose la privatización.  Los trabajadores de Acepar, aglutinados  en Cootrapar, se convirtieron así en dueños del 33.3% de las acciones de la acería. Pero pese a que fueron ellos los promotores de esta ley, la empresa Cerro Lorito, entonces en manos de Guillermo Stanley Pallares y Juan Carlos Canese, se llevaron la mayoría del paquete accionario: 66.6% de las acciones.

Luego de tres años de vigencia de un acuerdo entre los socios del Consorcio Coosipar para que la empresa se estabilice y arroje resultados económicos positivos, Cootrapar rompe, en el 2000, este acuerdo ante los hechos administrativos y financieros irregulares que detectó, cometidos por los empresarios de Cerro Lorito. Denuncian estos hechos ante la institución pertinente del Estado –la Contraloría-

Tres años después –2003-, los empresarios de Cerro Lorito despiden arbitrariamente de la acería a todos los trabajadores miembros  del Consejo de Administración de Cootrapar, acusándoles de haber filtrado información confidencial.  Es este el año en que el polémico empresario ítaloargentino Sergio Taselli adquiere el 51% de las acciones de Cerro Lorito.

Durante tres años , los dirigentes de Cootrapar denuncian públicamente a través de los medios de comunicación y ante las instituciones fiscalizadoras y contraloras del Estado las irregularidades cometidas por sus socios empresarios. Hasta que en el 2005 Taselli se compromete ante ellos a regularizar la empresa, prometiendo sanearla financiéramente y producir los productos necesarios para la industria nacional. En este año Taselli pasa a ser el dueño del total de acciones de Cerro Lorito, y a controlar el directorio de la empresa

El empresario Sergio Taselli. El principal vaciador de Acepar. Fuente: www.elargentinoweb.com.a

Pero, una vez más, en el 2009, tras comprobar que Taselli se burló de los trabajadores, vuelven a realizar las denuncias públicas en todas las instancias públicas y privadas.  Desde ese año, voluminosas carpetas  con documentos originales y autenticados ante escribanía se presentaron en las redacciones  de los medios impresos, radiales y televisivos y en las mesas de entrada de la Contraloría General de la República, la Procuraduría General de la República, la Fiscalía General del  Estado, El Congreso Nacional  y el Poder Judicial. Nunca tuvieron respuesta estas denuncias.

Todos los documentos difundidos públicamente comprueban que Sergio Taselli y la empresa Cerro Lorito vaciaron aviesamente  Acepar.  Al punto de que hoy Acepar tiene una deuda de 50 millones de dólares, algo ya aceptado y reconocido por todos los sectores involucrados. Era asi demostrada la verdad que los los trabajadores de Cootrapar denunciaron siempre.

El presidente Horacio Cartes utilizó todos estos documentos para solicitar a la justicia ordinaria la  intervención judicial de Acepar.  Ante las pruebas irrefutables, la justicia ordenó su intervención en noviembre del año pasado, que sigue en vigencia hasta ahora.

Los trabajadores de Acepar se movilizan. Fuente: Cootrapar

Cootrapar no participa de las reuniones del Directorio de Acepar desde el año 2000, impedido por su socio del sector empresarial –Cerro Lorito- que controla la empresa por tener la mayoría  de las acciones. Es por esto que no ha convalidado ninguna de las decisiones tomadas por el Directorio, que terminaron desfondando a la empresa.

Pese a esta larga historia de coherencia y rectitud en el manejo de Acepar, el gobierno de Horacio Cartes ha exigido -semanas atrás por medio de un asesor ad honórem- a los dirigentes de Cootrapar a que entreguen gratuitamente al gobierno el 33.3% de las acciones que pertenecen a los trabajadores para darlas a otros empresarios.  El actual interventor de Acepar, José Luis Vinader, ha anunciado que arrendará Acepar por 10 años a otros empresarios. Si se consuma este anuncio, los trabajadores de Acepar serán víctimas de un despojo ilegal, inconstitucional e injusto.

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.