Brasil y China dejan de lado al dólar en su comercio

China y Brasil, miembros del llamado grupo de países BRICS, anunciaron el martes un acuerdo para usar sus monedas en operaciones de comercio internacional por el equivalente de hasta 30.000 millones de dólares por año durante un trienio.

El trato será firmado por los gobernadores de los bancos centrales y los ministros de Hacienda de ambos países en la ciudad sudafricana de Durban, a horas de que comience una cumbre de las potencias emergentes o BRICS: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, informa Reuters.

El acuerdo será firmado en las próximas horas antes de la apertura oficial de la conferencia cimera a la que acuden los líderes de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, y más de una decena de países africanos.

El ministro de Comercio Exterior brasileño Fernando Pimentel dijo que el acuerdo afectará a casi la mitad de los 75.000 millones de dólares de comercio anual con China.

El Banco Mundial dijo que el crecimiento económico global depende cada vez más de los países del BRICS, que suman el 27% del poder adquisitivo global e incluyen el 45% de la fuerza laboral mundial.

Los gobiernos de Brasil y China firmarán un acuerdo de canje de divisas, con el fin de proteger las operaciones comerciales e inversiones mutuas de las oscilaciones del dólar, informaron fuentes oficiales. El acuerdo será firmado en la ciudad sudafricana de Durban, en el marco de la cumbre del grupo Brics, formado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.

Las autoridades no precisaron el valor del convenio de canje de divisas -también conocido como swap cambiario- pero se prevé que será por el equivalente a u$s 30.000 millones.

Esa suma estaría en reales a disposición de China en Brasil, que a su vez podría utilizar la misma cantidad, en yuanes, en el país asiático.
El acuerdo comenzó a ser negociado a mediados del año pasado y pretende convertirse en una protección adicional contra el impacto de la crisis financiera global y las bruscas oscilaciones que ha causado en el valor del dólar en los mercados internacionales.

Además del acuerdo cambiario, el ministro de Hacienda brasileño, Guido Mantega, y el presidente del Banco Central de Brasil, Alexandre Tombini, tienen previsto suscribir con las autoridades del Banco Central de China un convenio dirigido a fortalecer las relaciones económicas y comerciales entre ambos países.

Daño en las reservas

Un miembro del comité de política monetaria de China afirma que las reservas en moneda extranjera del país son como un trozo de carne en una tabla de cortar en Estados Unidos. La elección de estas palabras refleja el temor de que la flexibilización cuantitativa de EE.UU. genere una caída del dólar y una mayor inflación, lo que reduciría el valor de los US$3,3 billones en reservas de China, destaca en su edición de hoy el diario The Wall Street Journal.

Eso no parece haber impedido a China realizar un incremento récord de sus reservas de dólares en enero. Las cifras del Tesoro de EE.UU. muestran que China añadió un récord de US$51.300 millones a sus tenencias de dólares, principalmente en la forma de notas y bonos del Tesoro.

Ello también marca un cambio en la tendencia de los últimos dos años, cuando la acumulación de reservas y las compras de dólares de China se desaceleraron sustancialmente.

Las compras récord de títulos del Tesoro en enero sugieren un retorno de los desequilibrios en los flujos de comercio y de capitales. El superávit comercial de China ha vuelto a niveles vistos por última vez en 2008. El capital, que salió del país durante gran parte de 2012, ahora parece estar entrando, y la última ronda de flexibilización cuantitativa en EE.UU. estaría influyendo en ello.

Las cifras de enero exageran la magnitud del cambio de dirección. Las firmas chinas habrían tratado de vender de dólares durante el cuarto trimestre de 2012, pero dado que el banco central se mantuvo alejado de los mercados no había nadie que comprara. El banco central pareció haber vuelto al final del año, quizás para limitar la presión por una apreciación del yuan.

Los flujos comerciales y de capital que generaron la presión apreciativa del yuan han cedido en comparación a los años previos a la crisis, pero no han desaparecido. China se queja de que la depreciación del dólar y la inflación estadounidense reducen la carne de sus reservas de divisas. Pero si Beijing quiere evitar que el yuan siga apreciándose, deberá seguir poniendo más en la tabla de cortar.

Fuente: http://www.mdzol.com

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.