Brasil, el país suramericano más espiado por EE.UU.

Las comunicaciones de la mayor potencia del Cono Sur son señaladas como “objetivo prioritario” de los servicios de inteligencia norteamericanos.

Mapa publicado por el diario O Globo en el que se señalan los países más espiados por EE.UU.

Publicaciones del diario O Globo basadas en documentos proporcionados por Edward Snowden, el excontratista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), revelan que los servicios de espionaje norteamericanos interceptaron masivamente millones de llamadas telefónicas y correos electrónicos de individuos y empresas que tenían como destino o se realizaban desde el Brasil, así como datos de consultas en internet para detectar “tendencias de navegación”.

Aunque no hay números exactos, en un mapa que ilustra por colores los países más espiados, el gigante sudamericano aparece con un color amarillo detrás del propio EE.UU., que es señalado con una tonalidad más clara y donde fueron interceptadas 2.300 millones de conexiones solo en el mes de enero de este año.

“Los documentos de la NSA son elocuentes. Brasil, con amplias redes públicas y privadas digitalizadas, operadas por las grandes empresas de telecomunicaciones e internet, aparece con destaque en los mapas de los EE.UU. como objetivo prioritario del tráfico de voz y datos (origen y destino), junto con países como China, Rusia, Irán y Pakistán. No se sabe a cuántas personas y empresas espiaron en Brasil. Sin embargo, hay evidencias de que el volumen de datos interceptados por el sistema es constante y a gran escala”, señala la publicación del diario O Globo.

El reporte informa que la red se basa en acuerdos estratégicos con más de 80 de las corporaciones globales más importantes (en los sectores de telecomunicaciones, proveedores de internet, infraestructura de red, equipos, sistemas operativos y aplicaciones, entre otros).

A raíz de que estos acuerdos no son suficientes para garantizar que la NSA tenga acceso a todo el flujo deseado, la agencia desarrolló un programa llamado Fairview que, con el apoyo de una gran empresa de telefonía norteamericana, conseguía captar datos en redes de todo el mundo.

“Este programa no permite al organismo acceso a todo el universo de las comunicaciones. Los grandes volúmenes de llamadas y tráfico de datos en internet se producen fuera del ámbito de la NSA y sus socios en el uso de PRISM. Para ampliar su alcance, y construir el sistema de espionaje mundial que desea, la agencia ha desarrollado otros programas con socios corporativos capaces de ofrecerle acceso a las comunicaciones internacionales”, describe el medio brasileño.

Con respecto al programa utilizado para acceder a las comunicaciones a nivel mundial, el reporte de prensa describe que “se trata de Fairview, lo que permitió la recolección de datos en las redes de comunicaciones en todo el mundo. Es utilizado por la NSA, de acuerdo con la descripción en el documento al que tuvo acceso O Globo, en colaboración con una importante empresa de telefonía de EE.UU.. Ella, a su vez, mantiene relaciones comerciales con otros servicios de telecomunicaciones en Brasil y en todo el mundo. Como resultado de sus relaciones con las empresas no estadounidenses, el operador de EE.UU. tiene acceso a las redes de comunicaciones locales, entre ellas las brasileñas”, añade.

El diario inglés The Guardian ya había señalado a inicios del mes pasado con las primeras filtraciones que la NSA accedía por el PRISM a las comunicaciones realizadas a través de las empresas Facebook, Google y Microsoft con el pleno consentimiento de estas firmas, aunque compañías como Yahoo! había declarado que rechazaron solicitudes o retacearon los datos entregados.

Además, en una entrevista con el medio alemán Der Spiegel, Snowden señaló que las potencias occidentales que ahora se indignan y piden explicaciones, como Alemania, Francia o Gran Bretaña, sabían e incluso participaban en estos programas de espionaje.

Los más vigilados de la región luego de Brasil son Venezuela, Argentina y Colombia. Nuestro país aparece en una escala de vigilancia baja con coloración verde oscuro, lo cual no descarta que tales programas de espionaje hayan afectado a las comunicaciones realizadas en Paraguay, principalmente aquellas dirigidas o provenientes del Brasil.

Entre los países más monitoreados –siempre en el periodo de enero–, aparecen marcados en rojo Afganistán, con 12.500 millones de comunicaciones interceptadas; Pakistán, con 11.700 millones, e Irán, con 11.500 millones. En la escala naranja se ubican Arabia Saudita, con 7.400 millones, e Irak, con 6.700 millones.

La Cancillería brasileña calificó de “extremadamente graves” las denuncias  y el ministro de Relaciones Exteriores, Antonio Patriota, informó que pidió explicaciones a EE.UU.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.