¡Boicot internacional a la soja paraguaya!

 El Colectivo de poetas anónimos Apepú Guerrilla emitió un manifiesto sobre el golpe parlamentario en Paraguay.

                              

Foto: Mónica Omayra.

«Hemos prendido fuego a las cosas con la idea,
                                                          y la realidad está ya ardiendo»
    Rafael Barrett
El atraco de la corrupta gavilla parlamentaria a la ciudadanía paraguaya y al gobierno
democrático de Fernando Lugo con la instalación del régimen de facto de Federico Franco
no es sino la culminación, por diversos medios, de una larga campaña destituyente de
la oligarquía realmente gobernante en Paraguay. Incluyendo el último capítulo de la
conspiración golpista: la sangrienta masacre de campesinos y uniformados en Curuguaty,
montada por la extrema derecha terrateniente y perpetrada por mercenarios locales y
extranjeros.
Son quienes han tomado la parte más activa en esta serie de atentados. Sus voceros y
gerentes han operado siempe políticamente, a la cabeza del Partido Sojero, Latifundista,
Mediático, Narco Ganadero y Arma Traficante. Sostuvieron la larga dictadura de Alfredo
Stroessner y la dictadura del Partido Colorado, y ahora voltearon un gobierno legal y
legítimo.
Las distintas agencias y corporaciones en torno al gran negocio de la soja en Paraguay
no son sino rapaces mafias herederas de la dictadura: asaltantes de tierras públicas y
comunitarias, contrabandistas de agrotóxicos, transgénicos y otros. Bandas criminales
de empresaurios, lavadores, sicarios, criaditos de Derecho y Agronomía que están
aniquilando el agua, la tierra, la flora y población paraguayas.
La breve estación de cambios, la voluntad de establecer la base de una administración
pública en vez de una feudal, luego de décadas de carroña. La clara y creciente toma de
conciencia y participación de la ciudadanía y los sujetos sociales eran una amenaza a
su crudo poder y rentas extraordinarias, producto del pillaje, la explotación, la corrupción,
la barbarie y la violencia. Ya no cerraban los números de la factoría, no les quedaba otra
salida que la garantía del orden mafioso a través de la vuelta al control total del aparato
de Estado. Les ganaron el Ejecutivo en elecciones, seguían controlando el Congreso y
el Poder Judicial. Necesitaban recuperar toda la nómina, grupos de tareas a todos los
niveles. Un detalle echa a perder la frecuencia de vuelos clandestinos, por ejemplo.
Ningún otro país o sociedad del Mercosur, de la Unión Europea, u otra parte, toleraría
o aguantaría sin réplica inmediata un sólo día de aplicación del modelo paraguayo de
producción de la soja. Con millones de hectáreas de tierra con títulos falsos, otorgadas
por una dictadura a un puñado de civiles y militares. Ningún productor europeo, jamás,
cambiaría su solar de manzanas, viñedos o flores por una hectárea de soja paraguaya.
Así como no aceptaría la destrucción de sus huertas orgánicas y familiares, de su finca
y estilo de vida rural. Ningún granjero europeo asistiría pasivamente al nacimiento de
un hijo monstruoso por contaminación con agrotóxicos, la violación y ejecución de sus
seres queridos, amigos y vecinos. El bombardeo de su comunidad, la matanza de sus
perros y gallinas.
El más mínimo gesto de imposición de una guerra semejante en contra de la población
civil, sostenida impunemente en Paraguay por ADM, Cargill, Monsanto y sus capataces
locales, en cualquier país de la Unión Europea sería abatido y reprimido terriblemente,
sus autores y cómplices objeto de ira y justicia implacables, sus cuentas y posesiones
confiscadas sin contemplación alguna.
La soja paraguaya es golpista y asesina. Es un crimen de lesa humanidad, un régimen
de terror e inseguridad total, fundada así como está sobre la ruina y desgracia de los
ranchos campesinos, la irremediable degradación del suelo, el envenenamiento del
aire, el exterminio diario de aves y árboles, de las fuentes de agua, de miles de plantas
medicinales, de las fincas de yerba y colmenares. La soja avanza sobre la dulzura de
los tiernos nidos y las lámparas de luciérnagas, la extinción de las legendarias hojas y
semillas nativas. Es el fin del mundo. El vuelo sobre Hiroshima, el Éxodo del Antiguo
Testamento llega todos los días. Están literalmente borrando del mapa y del planeta
al Paraguay.
La soja paraguaya golpista y asesina es un vulgar acto de piratería que no paga
impuestos, que vive a costa de comunidades campesinas e indígenas arrasadas, con
pueblos de pronto desaparecidos: calles, escuelas y cementerios; poblaciones enteras
bombardeadas con agrotóxicos. Hombres, mujeres y niños gaseados, secuestrados,
abusados, saqueados, desaparecidos, asesinados.
Son ellos, los mismos: los delincuentes de la Cocaína, Monsanto y Río Tinto; los
traficantes de AK 47, el culto a María, los Narcodólares y el Golpe de Estado. Los que
en las tapas y editoriales de sus diarios descargaron el metano del falso atentado
terrorista en la tragedia del supermercado Ykuá Bolaños, y la honorable necesidad
de la tortura como método reglamentario de apremio policial en plena dictadura. Los
latifundistas rurales y urbanos.
La oligarquía paraguaya anticomunista: la misma que diera asilo y pasaporte a los
criminales de guerra nazis, los pasaportes para los asesinos del canciller chileno
Orlando Letelier. Los mismos que arrancaban niñas a plena luz del día para los
frenéticos miembros de los serviles de la dictadura y el rutinario baño de sangre de
Alfredo Stroessner, cuyo nieto está sentado en este Parlamento, estratégicamente
ausente el día de la votación del golpe.
Los mismos que introdujeron un alambre de cobre en la uretra de Joelito Filártiga
conectado a corriente eléctrica. Los que asaltaron el Colegio Cristo Rey, los que
a punta de pistola arrebataron la firma Pechugón a sus verdaderos dueños. La
siniestra farándula del París – Niza. Los que borraron y siguen borrando la sonrisa
del campo. Los que destrozaron los frescos, inocentes hogares y álbumes campesinos.
Decía Ernest Hemingway que sus ojos nunca se habían abierto del todo hasta llegar
a París. Por qué los niños de las Ligas Agrarias no pueden cerrar los párpados?
Por qué, saben por qué duermen con los ojos abiertos?
Sólo un absolutismo de atropellos y privilegios contrarios a la República, sólo la
completa prostitución de la magistratura de Justicia explica que las distintas facciones
del así denominado EPP, por parte de las autodenominadas SS, ANR, UIP, ARP, ABC,
PCC, SNT, UGP, UNACE y otros gángsters de extrema derecha mientan, roben y maten
a tantos y tantas, por tanto tiempo (les faltó imaginación al inventar la E de EPP)
En ningún otro país del Mercosur y del mundo la oligarquía paraguaya vaciaría sus
intestinos de esta forma, ordenando el gran porno paraguayo de fiscales, jueces, paras
y policías, reporteros y corresponsales plantando emails, alarmas, explosivos, papeles,
videos y campamentos. Atacando brutalmente los derechos y garantías civiles, procesando
y encarcelando discrecionalmente, destruyendo las vidas de hombres, mujeres, ancianos,
discapacitados, las madres con sus niños.
«El Blues es cuando pagás a la puta». La soja paraguaya es un conductor que pasa justo
por el lugar de un terrible accidente. Ahí hay alguien, parece una nena, un tanto viscosa.
La viola una y otra vez hasta matarla y luego se marcha. Los ricos y grandes productores
de soja paraguaya, utilizada como forraje de animales, al decir de alguien han probado ya
la carne humana, y desde entonces rechazan cualquier otro alimento.
Dieron y pidieron listas, dieron y pidieron los palpitantes cuerpos de la resistencia durante
el Plan Cóndor a gusto de los torturadores de la embajada norteamericana. Invocando la Patria
repudiaban uno a uno los informes y visitas de los organismos de Derechos Humanos en
pleno régimen dictatorial. Entregaron el territorio, el Bosque Atlántico a los invasores
brasileños así como entregaron la represa de Itaipú. Entregaron el Chaco a la Secta Moon.
Reclaman a gritos el Plan Colombia, la patrulla de la Cuarta Flota en el Atlántico Sur, bases
y tropas norteamericanas.
Ahogaron en llanto y sangre a los campesinos y campesinas, base histórica de formación de
la nacionalidad paraguaya, antigua reserva de defensores y agricultores. Mientras, establecían
la ARP Regional Paraguay del Comando Vermelho. Sí, ellos, los Franco Tiradores del marzo
paraguayo, los que dieron el golpe y ahora hablan de autodeterminación, Paraguay Soberano
y Guerra de la Triple Alianza.
Por todo lo anterior expuesto, por todo lo que está pasando, por la ruptura del proceso
democrático en Paraguay a través de un golpe de estado parlamentario a manos de la
oligarquía mafiosa sojera y latifundista promové desde este mismo instante, con toda firmeza
y claridad, por tiempo indeterminado y por todos los medios, el BOICOT INTERNACIONAL
A LA SOJA PARAGUAYA GOLPISTA Y ASESINA!
Devolvéle el golpe a la soja paraguaya! Promové la solidaridad internacional con el pueblo
paraguayo haciendo material el bloqueo total al transporte y circulación carretera, fluvial,
ferroviaria y marítima de la soja paraguaya golpista y asesina por cada una de las ciudades
y países del Mercosur.
Llamá, escribí, mensajeá! Entrá en contacto por las redes sociales y dispersá el lema de esta
campaña, llamando a los pueblos hermanos del Mercosur a rechazar el golpe en Paraguay y
cerrarles el paso a los camiones y vagones que transportan soja paraguaya por vía terrestre
hasta Cascavel y por tren hasta Paranaguá.
Contále a tus compañeros y compañeras de colegio, de la universidad y del trabajo. Llamá a
movilización de las centrales sindicales, gremios de estudiantes secundarios y universitarios,
movimientos sociales de todo Brasil, Argentina, Uruguay, Bolivia, Chile, a favor de esta campaña!
Fomentá la multiplicación de comités de discusión, boicot y solidaridad en todo el mundo!
Urgente promové entre los trabajadores portuarios de todo Rosario en Argentina, de Nueva
Palmira en Uruguay y otras terminales del Mercosur una corriente de simpatía y fraternidad
con la libertad y dignidad del pueblo paraguayo: boicot total a todas las operaciones de carga,
descarga y reembarque, a todas las maniobras de asistencia a las naves con soja paraguaya
golpista y asesina! Bloqueo total a los convoyes de barcazas y remolcadores por vía fluvial y
marítima!
Vos podés tomar parte de la resistencia y movilización! Lanzá la campaña por internet dirigida
también a los sindicatos portuarios de Unión Europea y Estados Unidos por el rechazo total,
por una enérgica negativa a descargar y operar los cargamentos de la soja paraguaya golpista
y asesina. Enviá emails, escribiles a los trabajadores, estudiantes, artistas, docentes de España,
Alemania, Italia, Holanda, Turquía y la Federación Rusa, principales compradores de la soja de
origen paraguayo.
Favor difundir la presente campaña, darle rápido trámite y propagación por todos los medios,
orales, escritos y electrónicos disponibles, aun en vía pública. Imprimir y repartir en todas partes.
Se solicita y agradece la traducción y difusión de este correo en inglés, guaraní, alemán, francés,
ruso, italiano, holandés, turco y otras lenguas.
       APEPÚ GUERRILLA 30 / 06 / 12

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.