Bloquean el IRP para no informar sobre origen de grandes fortunas

El senador Afredo Jaeggli

La ley que crea el IRP obliga al contribuyente a declarar bajo juramento cuánto y de dónde provienen sus bienes. Esta es la motivación de fondo de colorados y oviedistas para impedir la aplicación del impuesto. 

El  IRP, como bien lo dice su denominación, es un impuesto directo sobre los bienes que  las personas poseen. Personas que, al tener un ingreso de 14 millones de guaraníes mensual, deben pagar el 10% de ese monto al fisco. Para el efecto, el Estado, a través de la Secretaría de Tributación del Ministerio de Hacienda, debe registrar al contribuyente del IRP. Más específicamente, debe registrar toda la información sobre su patrimonio: de dónde sacó la plata o el terreno o el automóvil o el edificio que es propiedad del contribuyente; exigir al contribuyente los documentos que avalan la compra de esos inmuebles y cómo ganó el dinero que posee. Es decir, el contribuyente debe justificar la legalidad de sus bienes, de su dinero.

Durante el ya largo proceso de rechazo del Congreso -el del anterior periodo y del actual- a la aplicación del IRP -esta es la cuarta vez que rechazan-, el motivo de fondo es la declaración jurada patrimonial.

Sabiendo de ésta razón, el ministro de Hacienda, Dionicio Borda, dijo ayer a una radio local que van a volver a presentar otro proyecto del IRP, pero esta vez modificando los artículos que hablan de la declaración jurada de patrtimonio.

Comentarios

Publicá tu comentario