Vivir es traducir, traducir es vivir

ÑE’Ë ÑEMOAMBUE, YVYPÓRA ÑEMOINGOVE
Desde el primer vagido traducimos, armados de un misterioso diccionario que late en las aguas antiguas de nuestros genes. Si no hubiéramos tenido ese libro maravilloso que nos legaron nuestros primeros, lejanísimos abuelos, no hubiéramos podido balbucear con nuestra madre las primeras sílabas de esa rica, imprevisible aventura de comunicarnos con otros seres como nosotros.
Ñane pyahëypyete guive, ñambojere tavymi jahávo ñande juru, ñande resa ha ñande pomimíme pe ñe’ë noñe’ëiva gueteri. Ñamoñe’ë pe ñe’ë okéva ha upévo ñamoambue… Ñe’ëmbohasa, Ñe’ëasa… Tañambohéra ñamboheraháicha, upéva aranduka yma pypuku ojeka ha ohesapéva ohóvo ñane ñe’ä…
Y a medida que nuestros pies nos permiten ir explorando el mundo complejo que se abre ante nosotros, crecemos en esa aventura imprevisible de interpretar y traducir las cosas y sucesos de la vida. Tal vez de nuestra mayor capacidad para esta inexcusable tarea, que adquiere la misma importancia que respirar, depende nuestra convivencia más o menos feliz con nuestros semejantes. Los más talentosos, los dotados por otro gen antiguo y misterioso –el que permite Eenfrentar y zambullirse en las aguas procelosas de la vida humana sin anteojeras- son tal vez quienes lo consiguen en alguna medida… Los demás, somos y seremos eternas criaturas balbuceantes en esa tarea interminable de descifrar y utilizar ese antiguo y misterioso libro que nos viene de la noche de los tiempos…
Katu pe ohesapeséva hapemi yvyporaháicha, oñeha’ä kane’ö’ÿme ohesa’ÿijo ohóvo upe aranduka pypuku ndoguéiva ñane ánga ruguápe. Ñe’ë jehesape, ñe’ë ñemoambue, ñe’ë jepyso, ñe’ë ñemoingove… Yvypóra ñemoingove…

Comentarios

.
Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

.