Reflexiones desde el Monte. Cuando el plagio lo hace el profesor

Por Mariano Montero

A propósito de una reseña de una revista científica

El plagio en las investigaciones académicas es un problema más extendido de lo que se cree, especialmente en la acción del famoso “copiar y pegar”, disponible en los contenidos digitales.  Esta práctica, que usualmente se atribuye a los estudiantes, también es recurrente en investigadores de trayectoria.  La necesidad de descubrir estas maniobras de algunos académicos, ya sea que estén motivados a utilizarlas por la “presión por publicar”, por incapacidad profesional, o falta de ética, es una tarea imperiosa para los comités científicos de las publicaciones especializadas.

A través de la reseña del Vol.II, No.2, de noviembre de 2019, de la Revista Paraguaya de Historia (RPH de aquí en adelante), publicación semestral científica, arbitrada, y dirigida por la Academia Paraguaya de la Historia (APH de aquí en adelante), de reciente aparición (su primer número fue editado en 2018 y a la fecha lleva cuatro, el último presentado hace menos de un mes), descubrimos un caso de posible plagio que, deseamos, pueda abrir el necesario debate al interior de la comunidad académica paraguaya sobre las relaciones e interconexiones de sus miembros.

Uno de los artículos del número reseñado de la RPH, escrito por María Graciela Monte de López Moreira – más conocida como Mary Monte – y titulado Capturas, secuestros y rescates de niños paraguayos a fines de la Guerra de la Triple Alianza, en las páginas 84 y 85, contiene párrafos demasiado similares con algunos pasajes de la entrada de Wikipedia “Secuestro de niños” (https://es.wikipedia.org/wiki/Secuestro_de_ni%C3%B1os).  A continuación, un resumen de las  llamativas coincidencias:

“Recién después de la Segunda Guerra Mundial se dieron a conocer algunos hechos como el acaecido durante la ocupación nazi en Polonia, donde secuestraron a miles de niños a los cuales les realizaron un proceso de germanización con el objetivo de destruir su identidad polaca.  Se calcula que alrededor de 0,2 millones de niños polacos fueron deportados y solo el 15% por ciento de estos pudieron ser recuperados por sus filiaciones de origen.  Estos niños eran entregados a familias alemanas para que los educasen como buenos arios, ocultándoseles su verdadera procedencia (p.84 de RPH, Mary Monte)

“El desplazamiento forzado de las poblaciones polacas comenzó en septiembre de 1939. En Polonia, los nazis secuestraron miles de niños católicos a los cuales les realizaron un proceso de germanización con el objetivo de destruir su identidad polaca. Se calcula que de alrededor de 0,2 millones de niños polacos que fueron deportados solo el 15 % por ciento pudieron ser recuperados por sus familias de origen. Algunos familiares continúan buscándolos. A estos niños les daban partidas de nacimiento fraudulentas y los entregaban a familias alemanas para que los eduquen como «buenos alemanes arios», ocultándoles su verdadero origen” (Entrada de “Secuestro de niños” de Wikipedia)

Impresiona que al comité editorial y científico de la RPH no le haya llamado la atención la forma de escribir la cifra de 200.000 niños como “0,2 millones”, indicio muy claro de haber utilizado un mal traductor.  En consecuencia se podría haber pensado que no es algo que hubiera escrito originalmente Mary Monte.  Además, algunas palabras se reemplazaron o eliminaron a como figura el artículo de Wikipedia: “se calcula que de alrededor…” (Wikipedia), “se calcula que alrededor…” (Monte); “secuestraron a miles de niños católicos…” (Wikipedia), “secuestraron a miles de niños” (Elimina “católicos”, Monte); “solo el 15%…” (Wikipedia), “y solo el 15%…” (Monte); “para que los eduquen…” (Wikipedia), “para que los educasen…” (Monte); “buenos alemanes arios” (Wikipedia), “buenos arios” (Elimina “alemanes”, Monte); “ocultándoles su verdadero origen…” (Wikipedia), “ocultándoseles su verdadero origen…” (Monte); y “por sus familias de origen” (Wikipedia), “por sus filiaciones de origen” (Monte).

Luego se equivoca con el caso de los nietos recuperados por las Abuelas de Plaza de Mayo.  Aquí estaría realizando la misma operación de cambios sutiles de palabras y expresiones, pero con un agravante que demostraría que Monte no leyó la fuente de Abuelas de Plaza de Mayo que ella cita (Por lo extenso de la explicación, remitimos al link del articulo completo)

Más adelante, al querer incorporar otro caso de secuestro de niños en el mundo, Monte escribe sobre El Salvador: “De igual forma, unos 7,000 niños fueron sustraídos de sus familias en el transcurso de la Guerra Civil de El Salvador y vendidos a diversas familias fuera del país”.  En este tercer punto a cuestionar del artículo de Monte, confunde en forma alarmante la cifra de desaparecidos mayores de edad, 7.000, con la de los niños secuestrados: 921, lo cual también podría ser indicio de datos extraídos de algún sitio sin verificarlos.  Entonces, una vez más, la cifra de 7.000 niños secuestrados debió haber llamado la atención de los árbitros que analizaron el artículo de Monte, como nos llamó la atención a nosotros al considerarlo muy desproporcionado.

A estos ejemplos, se suman otros que, por una cuestión de espacio, no podemos detallarlos aquí (Definición de “secuestro” también está copiada de la entrada de Wikipedia “Secuestro”: https://es.wikipedia.org/wiki/Secuestro, y los problemas actuales del secuestro de niños que plantea Monte, tienen una gran similitud con, nuevamente, la entrada de “Secuestro de niños”), por lo que los invitamos a leer el artículo completo descargando el mismo en el siguiente link:

(Aquí podría ir el link al archivo Word o PDF)

En definitiva, podemos pensar que Monte simplemente “olvidó” detallar las fuentes de la información que brinda entre la página 84 y 85, incluso que pudo haber sido un error de impresión de la RPH.  Pero en este caso, el inconveniente radicaría en explicar el motivo de por qué tantos cambios de palabras y orden en las oraciones similares entre Wikipedia y el texto de Monte.

El camino habitual en casos como estos, es avisar de estas irregularidades a la revista en cuestión.  Pero ¿qué hacer en el caso en que la autora cuestionada es, al mismo tiempo, la Directora General de la misma revista?

En definitiva, creemos que la Dra. Monte le debe una explicación satisfactoria a toda la comunidad académica y, especialmente, a los integrantes del comité editorial y científico de la RPH, a quienes afecta en su reputación por no haber detectado estos gruesos errores y sospechosas coincidencias.

 

El presente artículo fue adaptado para su publicación en el Periódico E’a. El original y extendido puede ser descargado en a través del siguiente link: Reflexiones desde el Monte -E’a

Comentarios

.
Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.