¿Qué educación?

Por Diego Segovia

En días que se reclama con fuerza una mejor educación, me parece oportuno compartir estas ideas. Preguntas, más que respuestas.

Proponer una mejor educación es definitivamente soñar un modelo de sociedad.

¿Educar para qué?

¿Para que seamos eminentes profesionales que ignoran la política?

¿O para que seamos capaces de dialogar el bien común?

¿Para que sobrevivamos en un mundo competitivo?

¿O para que aprendamos a desarrollar solidaridades?

¿Para que produzcamos más y más y más?

¿O para que busquemos nuestro equilibrio con la naturaleza?

¿Para que trabajemos abnegadamente como los japoneses?

¿O para que tengamos herramientas con que defender nuestros derechos?

Creer que las respuestas a estas preguntas son obvias y no manifiestan contradicciones de poder, es un nefasto legado de la educación que hemos recibido.

Proponer una mejor educación es tomar conciencia de nuestra realidad y nuestras posibilidades históricas. No vamos a ser Finlandia pasado mañana.

Educar ¿con qué?

¿Con docentes que están en el último eslabón de una estructura mega autoritaria?

¿Con libros que solo nos cuentan cuentos de guerra?

¿Con contenidos programados por un Banco?

¿Con recursos que provienen de impuestos que los ricos nunca pagaron?

¿Con idiomas extranjeros que no nos dejan mirarnos a nosotros mismos?

¿Con morales que pretenden seguir aniquilando nuestra corporalidad?

La calamitosa situación de los derechos básicos en nuestro país nos limita muchas veces a luchar contra el sistema establecido. Y cuando tenemos que debatir y avanzar hacia las utopías, nuestras fuerzas están agotadas. Es natural que el principal reclamo sea “que no se nos caiga el techo por la cabeza”. Pero es poco estratégico abandonar los cuestionamientos de fondo. Porque si llegamos a estar en los últimos puestos, fue porque nunca tuvimos los espacios ni el derecho para debatir estas cosas. Y así fue que hicieron lo que quisieron con nuestra educación, con nuestra salud, y con los cocidos de oro.

Que se vayan todos, sí. Pero preparémonos, porque alguien tiene que quedar.

¿Qué educación necesitamos para eso?

Comentarios

.
1 Comentario
  • Avatar
    Alex
    Posted at 12:21h, 12 mayo Responder

    Diego, podés explicarnos como es esto que los idiomas extranjeros no dejan que nos miremos a nosotros mismos? Hay que vivir mirándose al ombligo piko, chera’a? Tenemos que esperar que el mundo aprenda nuestro idioma? Como vamos a acceder a ideas y gente de otras latitudes sin aprender idiomas extranjeros? Pregunto no mas, más que respondo 🙂

Déjanos tu opinión

.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.