Qué bueno es para el periodismo nacional

Hace unos días, tomó estado público una reunión realizada entre el Presidente Horacio Cartes y los periodistas Oscar Acosta y Luis Bareiro de Telefuturo, Carlos Trohe de Canal 9, Carlos Peralta de Radio 780, Guillermo Domaniczky de Canal 13, Alberto Vargas de Radio 970, Roberto Sosa y Armando Rivarola del diario Abc.

La mencionada reunión generó críticas y suspicacias en el ámbito de los medios de comunicación, de periodistas y del propio Sindicato de Periodistas del Paraguay, quienes consideraron que la reunión fue secreta, porque los mencionados periodistas ni los voceros del Presidente informaron de dicho evento, de los objetivos del mismo y de los temas tratados, lo que es considerado por el SPP que este tipo de hechos “hace que grandes sectores de la sociedad hoy estén dejando de confiar en el periodismo, y que al no trascender lo tratado, genera un mar de sospechas que no son favorables ni a los periodistas ni al periodismo como profesión”.

Ante ésta situación, el único periodista que participó de la reunión y que dio un explicación fue Luis Bareiro. Oscar Acosta declinó hacer comentarios sobre la reunión, limitándose a aclarar que la reunión no fue secreta sino “privada”. Alberto Vargas sólo dijo que la invitación era por consideración al rating, sin responder ni aclarar las críticas que se le hizo. Los demás periodistas, no dieron mayores explicaciones.

Bien, por Luis Bareiro, quien se vio en la obligación moral de dar una explicación, no sólo a los periodistas que le cuestionan sino también a los ciudadanos que le leemos, vemos y escuchamos, lo que no debe ser considerado como una demostración de debilidad por parte del mismo, sino de grandeza, independientemente de si uno esté o no de acuerdo con sus argumentos. Mal, por los demás periodistas que consideran que sólo ellos pueden exigir explicaciones, y cuando sus conductas son cuestionadas, se niegan a transparentar sus actos.

Sin entrar a considerar la reunión misma, sí fue muy importante para el periodismo y para los ciudadanos que recibimos información de los mismos, que los propios colegas de los periodistas involucrados hayan ejercido su rol de fiscalización y control de la conducta de sus pares. Significa que la moral y la ética periodística están sanas y vigentes dentro del periodismo nacional, así como existirán también periodistas que perdieron esos valores.

Comentarios

.
1 Comentario

Déjanos tu opinión

.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.