Pensar lo que se viene

Sin tener un criterio epidemiológico riguroso, cualquiera de nosotros puede intuir desde el sentido común que nos faltan algunas semanas para llegar nuevamente al confinamiento. Por como van las cifras de contagio, planificar que mayo no es la puerta a la tragedia sanitaria nacional del siglo, es ser optimista.
Paraguay tiene esa magia hermosa en sus venas, acá las decenas de escuelas derrumbadas tienen el atino de desplomarse los domingos, acá los supermercados sin medidas de seguridad ya no se incendian, los buses y avionetas atados con alambre se prenden o accidentan cada muerte de obispo, acá por algún motivo el covid-19 todavía no golpeó como en otros países. Pero estaría bueno no apelar siempre a la buena suerte.
Hace meses sabemos que este escenario está pronto a constituirse: la saturación del sistema de salud ya es un hecho. Ahora, fingiendo sorpresa, el Ministerio de Salud pidió una semana para habilitar más camas en hospitales, mientras hacen campañas de donaciones de sillones para los pacientes que no tienen ni donde sentarse… También nos piden un año para conseguir vacunar a 30% de la población.
Desde las organizaciones debemos pensar también en esto que se viene.
Qué políticas de asistencia económica y laboral exigiremos ante el posible confinamiento?
Qué auxilio recibirán las personas y las empresas entre mayo y agosto?
De qué vale no cerrar y pedir asistencia del estado, si de hecho la retracción económica va a pasar?
Todas las otras discusiones y acciones respecto a la salida del gobierno del inútil y corrupto Mario Abdo Benítez y la gavilla de empleados de Horacio Cartes se tienen que seguir haciendo, pero tampoco dejemos de pensar en el escenario que está frente a nosotros, que no nos tome por sorpresa, porque somos nosotros, los de nuestra clase trabajadadora, los que hacemos polladas, compramos adhesiones y ponemos a nuestros padres en los ataúdes.
Hoy al parecer la línea de los gobiernos regionales ya no es tomar medidas preventivas, sino trabajar sobre las consecuencias de la saturación y el caos.
Que no nos tome la segunda ola haciendo o aportando a ollas populares y viendo con impotencia la miseria de los planes sociales.
Asistencia Económica Universal
Protección al trabajo
Protección de las pequeñas y medianas empresas.
Estas son las consignas que levantamos hace un año, y las volveríamos a levantar hoy mismo.
*Es secretario general del Sindicato de Periodistas (SPP)

Comentarios

.
Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

.