Peñekalmana Tio Sam

Sabían perfectamente que Andrés Rodríguez era el jefe militar del tráfico de drogas. Lo apoyaron en el golpe contra Alfredo Stroessner y lo sostuvieron, aun mucho después, como interlocutor político de la transición.
Sabían que Horacio Cartes era el principal lavador de dinero en el país, aun así, le dieron el OK para operar con fuerza en el derrocamiento del presidente Fernando Lugo, no dijeron absolutamente nada del cuerpo hecho trizas de Lino César Oviedo y en el ascenso a la presidencia no le recordaron estar en ninguna lista negra en particular. Luego ya vinieron, ya sabéis, los créditos con los bancos de Nueva York y la liberación de todas las semillas transgénicas producidas por Monsanto.
Ahora nos vienen a decir que Paraguay tiene relaciones con Taiwán y no con China y una verdad más evidente que el futuro gris de la esperanza: que el diputado Ulises Quintana es significativamente corrupto.
Cuáles son los intereses geopolíticos y los intereses específicos de Estados Unidos en nuestro país.
Un rosario que yo, ahora, le dejo a cargo de otra gente, con un poco de coraje intelectual.
Sí, coraje intelectual.
Necesitamos un poco de coraje intelectual y algo de eso que llaman patriotismo para decirles a los yanquis calmate na un poco, dejá de joder las bolas un flá.
Necesitamos las vacunas, aunque sean las chinas.
Para ver cómo reaccionan, así, de paso, alimentamos el morbo y el miedo de la gente que necesita enviar sus dólares a Nueva York o purear enviando a sus hijos de turismo a Miami.
O a sus facultades de economía y administración para que luego, como Santiago Peña, vengan a pagar en interminables cuotas los intereses de las deudas que nos imponen.

Comentarios

.
Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

.