No hay vergüenza en el fracaso

Por Sara Schupmann

Vivimos en un mundo en el que «hay que ser» lo que se espera que seamos. Al nacer ya se nos asigna un numero, un Dios, una clase social y un destino.
Mi viejo solía decir que unos nacen con estrellas y otros nacen estrellados, era su forma sencilla de explicar que no tienen la misma «suerte»,  quien nace en la pobreza y el que nace acomodado. El pobre deberá hacer todo tipo de esfuerzos para intentar acomodarse, todo lo tiene en contra, desde la alimentación hasta la salud y la educación.
El pobre aprenderá a ser pobre en las escuelas para pobres, donde se enseña a ser obediente y agachado. En cambio el otrotendrá salud garantizada y un futuro «construido». Asistirá a escuelas para el éxito donde se forman presidentes, eminencias  y empresarios.
Por eso es que aplaudimos cuando un pobre obtiene un logro, y le admiramos por el tremendo sacrificio que le valió librarse de su sino. Este sistema funciona así.
Y dentro de este funcionar del sistema, la gente sueña el éxito y empeña su vida en ello.
Trabaja,  y sueña mejores trabajos que le den «futuros mejores», (dinero y amor) Ésos que buscan prestigio y poder son los que trabajan más duro,  nunca es suficiente…
Trabajan como esclavos, para llegar a jefes  (los jefes también son esclavos de otro jefe mayor) y así hasta arriba. Donde se es esclavo del éxito.
Por eso no hay vergüenza en el fracaso.
Fracasarle al sistema es no ser lo que esperan  dios, el gobierno y el mercado, de nosotros.
Fijate que la libertad se trata de ser..
de pensar…
de sentir…
y hacer éso que nos nace de adentro, sin imposiciones ni condicionamientos.
El sistema no quiere que seamos dueños de nuestra vida y mucho menos de nuestro pienso-siento.
Quiere que «necesitemos» su seguridad, su administración, su solución y garantía de éxito. Si cumples serás premiado (según tu escalafón) es la promesa. Y en esa promesa giramos alrededor del sol, perdiendo la vida
y el alma…
No estamos aquí para triunfar en un sistema corrupto, podrido y sin corazón, que nos hace mierda y nos roba el fuego.
Ser un fracasado en este esquema terrible, es una posibilidad. Estamos aquí para encontrarle la vuelta a la vida, su Para Qué…
-Aquí entre nos-
Si no encajas desencajate
y batallemos juntos la alegría
Que no hay otra vida para ser!

Comentarios

.
Sin comentarios

Déjanos tu opinión

.