No es lo mismo ni es igual. De comparaciones incomparables.

En estos días he participado en dos debates sobre la necesidad de un proyecto de ley integral contra la violencia hacia las mujeres (en adelante, proyecto de ley contra la violencia)[1]. Integrábamos esas mesas, por una parte, integrantes y ex integrantes del estado[2], quienes elaboraron y promovieron un proyecto en el 2012[3], y por otra parte, integrante de organizaciones feministas que habían hecho observaciones a ese proyecto. Las promotoras del proyecto de ley contra la violencia, tratando de explicar la suerte del mismo, insistieron en compararlo al proyecto de ley contra toda forma de discriminación, actualmente en estudio en el Senado. Creo que el ejemplo utilizado ha sido el menos feliz, por las siguientes razones:

  1. Participación: El proyecto de ley contra toda forma de discriminación, presentada en el año 2007, fue el producto de una serie de consultas y reuniones que iniciaron en el 2003 y se realizaron en todo el país, que fue promovida por la Comisión de Equidad y Género del Senado, el Centro de Documentación y Estudios y el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA).

Hace mucho no hay un proyecto de ley fruto de una consulta tan amplia con diversos sectores. El proyecto de ley contra la violencia es fruto del acuerdo de los tres poderes del estado, donde no sólo no hubo participación, sino que se excluyó a la sociedad civil “porque hubieran entorpecido el proceso”[4].

  1. A quién incluye y a quién excluye. El proyecto de ley contra toda forma de discriminación incluye a las grandes mayorías discriminadas, entre ellas las mujeres lesbianas, bisexuales y trans, porque entiende que si no se combaten TODAS las formas de discriminación, ésta persistiría. La red contra toda forma de discriminación[5], tiene como acuerdo político de defender la indemnidad del proyecto.

El proyecto de ley contra la violencia, al decir de Gloria Rubín “no es que sacó, no puso luego” a las mujeres lesbianas y trans, porque “no hubiera pasado la puerta del parlamento”. Al decir de Boungermini, eso es “aplicar un criterio de realidad”. Es decir, criterio de realidad es otro nombre de discriminar.

  1. Dictámenes. El proyecto de ley contra toda forma de discriminación cuenta con un solo dictamen en solitario a favor del proyecto, de Mirta Vergara de Franco, del año 2008. Ninguna otra comisión ha dictaminado hasta el momento. En este punto mienten las proyectistas de la ley contra la violencia cuando dicen que tiene dictámenes en contra, para intentar equiparar un proyecto al otro.

El proyecto de ley contra la violencia, tiene 4 dictámenes de rechazo, uno de aprobación y uno de aprobación con modificaciones[6].

  1. Oposiciones. Las promotoras del proyecto de ley contra la violencia hacen un paralelismo en que ambos proyectos tienen sectores de la sociedad que los rechazan, como una semejanza fundamental. En este punto creo que lo que es fundamental es la diferencia.

Los sectores que se oponen al proyecto de ley contra toda forma de discriminación son grupos conservadores y fundamentalistas cuya misión en la vida es impedir que las personas avancemos en la garantía de derechos. Las organizaciones feministas que hemos hecho objeciones de fondo y forma al proyecto (que no es lo mismo que decir que nos opusimos a que exista una ley, la necesidad de la ley nunca ha estado en discusión), somos grupos que luchamos por la ampliación de derechos, para todas las personas. Es por ello que las objeciones que se presentaron tienen que ver justamente en que se debe tener una ley contra la violencia hacia las mujeres, pero no cualquier ley, sino la mejor ley posible, la que más apunte a ampliar y garantizar derechos, la que más aporte para que las mujeres vivan una vida libre de violencia. Querer equiparar unas objeciones y otras no sólo es falaz, sino que es perverso. Pretender comparar dos proyectos que no tienen punto de comparación, salvo en que ambos proyectos se encuentran “cajoneados”.

[1] Fueron en el programa “Mina en domingo”, el domingo 12 de octubre, por Unicanal y en el programa “Mesa de noticias”, el jueves 16 de octubre, por Radio Mil AM. [2] Gloria Rubín, ex Ministra de la Mujer y María Mercedes Boungermini, titular de la Secretaría de Género del Poder Judicial. [3] Me refiero al Proyecto de ley  integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres basada en asimetrías de género, expediente D-1225367. [4] Expresiones de Rossana Hermoza, ViceMinistra de la Mujer http://www.abc.com.py/edicion-impresa/locales/las-organizaciones-sociales-hubieran-entorpecido-el-trabajo-538321.html [5] Red conformada por más de 20 organizaciones de la sociedad civil, cuyo objetivo es promover la aprobación del citado proyecto de ley. [6] Se puede ver más detalle del proceso legislativo en el siguiente enlace: http://www.informativomujer.org.py/nim/monitoreo-legislativo/proyecto-de-ley-integral-para-prevenir-sancionar-y-erradicar-la-violencia-contra-las-mujeres-basada-en-asimetrias-de-genero/

Comentarios

.
Sin comentarios

Déjanos tu opinión

.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.