Los políticos no saben ahorrar

Muchos políticos que fueron parlamentarios no han sabido administrar el dinero que ganaron durante su estadía en dicho poder del Estado, malgastándolo sin prever que el cargo no es eterno y que alguna vez podrían quedar fuera del mismo. De esos casos hay muchos y la prensa se hizo eco de algunos de ellos en estos días.

Este es el caso del ex diputado Carlos María Soler del Partido Patria Querida, a quien la suerte no le acompañó en las últimas elecciones y quedó fuera del parlamento. Carlos Soler y su colega Sebastián Acha se hacían llamar Batman y Robin respectivamente por algunas de sus actuaciones conjuntas en el parlamento. Pero el Batman paraguayo haciendo honor a su auto apelativo, no quiso caer de culo sino parado y consiguió que el Senador Víctor Bogado lo contratara como asesor, pero nuevamente la suerte le fue adversa al ser denunciado por la prensa, por lo que tuvo que dejar el puesto. No quiso resignarse a su suerte y por fin consiguió que Justo Cárdenas le dé un puesto en el INDERT con el cargo de Gerente de Créditos, no importa que ahora sirva al gobierno colorado al que antes combatía y denunciaba.

Pero Soler no fue del todo imprevisor ya que siendo diputado logró colocar en la administración pública a su esposa Martha Dejesús Mendoza y a su hija Celeste María Soler, motivo por el cual el tribunal de conducta de su partido lo condenó a la suspensión de su afiliación por nepotismo. Pero, al fin de cuentas, el enojo pasa y el provecho queda en casa.

De origen humilde, Soler hizo sus estudios primarios en la escuela San Francisco de Fernando de la Mora y sus estudios secundarios en el colegio Juan R. Dalquist del barrio Ricardo Brugada. Antes de ser parlamentario se había ido a Buenos Aires a buscar mejores horizontes al igual que muchos compatriotas que no tenían trabajo en el país. Allí consiguió trabajo en un taller de confección y gracias a su interés y dedicación, su patrón lo habría premiado inscribiéndolo en una escuela técnica de donde salió con el título de Técnico en producción industrial de Confecciones.

De vuelta a Paraguay no se dedicó a su ramo de corte y confección y prefirió trabajar en el oficio de vendedor de autos de segunda mano, por cierto, una actividad muy decente y respetable, pero que lastimosamente no le califica para acceder al cargo que ocupa en el INDERT, pues ésta no se dedica a fabricar ni vender prendas de vestir. Pero esta carencia suplió con su audacia y tesón aplicando la viveza criolla del dicho “Tová a´tá ha Kasó potí la omandáva” y consiguió el empleo. Se expone su origen y condición humilde, no por menospreciar a los pobres, sino precisamente porque Soler, contradictoriamente a su origen y condición, desde el parlamento, tuvo un indisimulado desprecio hacia la gente de su clase. Pero paradójicamente, las vueltas de la vida hicieron que al quedar desempleado, buscara refugio laboral en una entidad pobre, que trabaja para los más pobres de los pobres. ¿Ética, delicadeza, principios? Bueno, esos son atributos que no todos los políticos tienen.

Pero hay una cuestión que no sólo es moral sino legal. Por su cargo en el INDERT está percibiendo los salarios que corresponden a la categoría B1B, con cargo de Director General, con un salario de 5.500.000 guaraníes más 800.000 guaraníes por grado académico, según documentos del INDERT publicados en su página Web. La bonificación por grado académico según la ley, corresponde a quienes hayan obtenido un título de grado, pos grado o especialización de nivel terciario. El título de Soler no reúne estos requisitos porque es técnico no universitario, por lo que sería una remuneración irregular e ilegal, en la cual tendría responsabilidad legal el propio Presidente del INDERT, Justo Cárdenas. El título de técnico que tiene, al ser de una institución extranjera, debe estar reconocida por el MEC para que el INDERT le pueda pagar conforme al rubro 141 de técnicos, caso contrario, también estaría percibiendo un salario irregular, pues le correspondería cobrar sólo el salario de jornalero.

Es de desear que los políticos del parlamento ahorren una parte de sus altos ingresos mensuales de 32 millones de guaraníes en previsión del futuro, así ahorrarían a la ciudadanía el tener que pagarles sus sueldos en la administración pública, en especial cuando ésta no les necesita o no están capacitados para el cargo.

Comentarios

.
1 Comentario
  • Avatar
    Jorge Bernardes Brugada
    Posted at 12:50h, 10 mayo Responder

    Tendrían la gentileza de enviarme el email del ex diputado Carlos Soler? Muchas gracias.

Déjanos tu opinión

.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.