Los falsos positivos y la cooperación militar entre Paraguay y Colombia

Por Orlando Castillo

Falsos Positivos es un término acuñado en Colombia, donde las ejecuciones extrajudiciales por parte del ejército de ese país se volvieron un modus operandi de las Fuerzas Armadas. Este término señala que campesinos, campesinas, niños, niñas que no tenían anda que ver con el conflicto armado de aquel país, fueran presentados como guerrilleros, luego de ser asesinados por el ejército.

Las prácticas se iniciaron en 1988, pero aumentaron en intensidad durante el mandato del presidente Álvaro Uribe Vélez (2002-2006, 2006-2010), donde según una investigación publicada por el New York Times y reproducido por El País de España, unos 4000 civiles[1] fueron asesinados por el estado y presentados como integrantes de las guerrillas.

La muerte de las dos niñas en manos de un equipo táctico de las Fuerzas de Tarea Conjunta nos lleva a recordar este triste fenómeno de la historia Latinoamericana, que podría estar iniciándose en el país, más aún con casos anteriores como el asesinato a manos de la policía de Agustín Ledesma, un joven sordomudo, que fue confundido por los efectivos como miembro del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP)[2].

La muerte de Lilian Mariana Villalba y María Carmen Villalba, ambas de 11 años, cuanta con varias interrogantes, debido primordialmente a la desprolijidad por parte del Gobierno en cuanto al ocultamiento de información y manipulación de la misma, además del show mediático armado por un gobierno cada vez más debilitado debido una gestión ineficiente y que necesitaba presentar el operativo como exitoso, el asesinato de dos niñas.

Fuerzas Armadas asesoradas por sus pares colombianos

Desde el fin del gobierno de Álvaro Uribe en Colombia, y con la crisis interna aún sin visos de solución, el país inicia en términos de seguridad una etapa de expansión regional, según lo señala el politólogo Diego Vera en “Cooperación Internacional y Seguridad: el Caso Colombiano”[3]

Según este estudio, Colombia ha utilizado como estrategia el combate al Crimen Organizado Transnacional para buscar estructurar o construir redes de coordinación, más aún desde que el gobierno Obama, haya identificado a este país como un actor contribuyente clave para la paz y seguridad internacional, según se desprende de la estrategia de seguridad de la casa Blanca[4].

Este rol asumido por Colombia ha llevado a fortalecer la cooperación en términos de lucha contra el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), iniciándose una fuerte cooperación desde el año 2014, según lo expresado por la entonces embajadora colombiana en Paraguay, Adela María Mestre.

“La idea de cooperación se ha intensificado mucho más en los últimos dos años, en donde nosotros brindamos posibilidad para que soldados paraguayos vayan y hagan un curso avanzado de combate en la región de Cundinamarca y se hagan su entrenamiento en tres meses” señaló Mestre al diario ABC Color[5]

En el 2016 viajaron a Colombia alrededor de 160 militares para los cursos de entrenamiento en el combate al terrorismo y el narcotráfico, en diciembre del 2015 por su parte, militares colombianos conjuntamente con 80 militares paraguayos realizaron un entrenamiento de siete semanas en técnicas de guerra irregular para combatir al EPP, basados en el modelo de combate a las FARC.[6]

Un mes antes del citado curso en el río Paraguay, una delegación de oficiales paraguayos viajo a Colombia para realizar una práctica de Geoestrategia Internacional, en la Escuela Superior de Guerra de las Fuerzas Armadas Colombianas[7].

Entre otras acciones conjuntas entre las Fuerzas Armadas de Colombia y Paraguay se encuentra la firma del “Reglamento para las rondas de Conversaciones entre los Altos Mandos de las Fuerzas Militares”[8] de ambos países, que busca primordialmente fortalecer la lucha contra amenazas comunes.

Como puede observarse se da una fuerte cooperación militar entre Colombia y Paraguay, impulsada primordialmente por el Gobierno Cartes desde el 2013, un gobierno de derecha y con sospechas de responder  supuestamente al crimen organizado.

Lo preocupante es que a la par de esta exportación de la seguridad colombiana a Paraguay, en aquel país se venía discutiendo fuertemente e investigando el actuar de las Fuerzas Militares en la ejecución extrajudicial de campesinos, mujeres, niños y niñas que nada tenían que ver con el conflicto armado colombiano, presentándolos como guerrilleros.

El fenómeno de los Falsos positivos fue una estrategia utilizada por las fuerzas armadas colombianas, para presentar “operativos exitosos” como el ocurrido el pasado 2 de setiembre en Yvy Ya’u, departamento de Concepción, en Paraguay.

 

El Posible caso de Falso Positivo en Paraguay

Con estos antecedentes, y con la estrecha colaboración de un ejército colombiano investigado por asesinar líderes sociales y políticos y presentarlos como miembros de la guerrilla, es que se analiza el muy opaco caso de las niñas asesinadas en un operativo militar.

Llama la atención las horas que pasaron entre el operativo y las informaciones que se fueron dando, el presentar a las niñas primeramente como adultas y en especial como Magna Meza a una ellas, dejan serias dudas de las pertinencias de las intervenciones.

Convertir el hecho en un show mediático para la concurrencia de un presidente desgastado políticamente, fuertemente criticado socialmente y con una pésima gestión, hacen suponer que no se tuvo interés en resguardar el lugar para la pericia correspondiente, y principalmente en la poca profesionalidad en el actuar.

La escena donde se desarrolla el supuesto enfrentamiento es contaminada para la toma de la foto al presidente, las niñas son presentadas con supuestos uniformes combatientes, pero dichos uniformes son incinerados, en vez de ser resguardados, como lo establece el Protocolo de Minnesota sobre la Investigación de muertes potencialmente ilícitas del año 2016.

Las versiones dadas sobre la edad de las niñas que supuestamente serían mayores de edad por parte del Médico Forense que realizara la revisión de las mismas en el terreno, y que además se disponga que las mismas sean enterradas de manera inmediata, no hacen sino oscurecer más todo lo acontecido.

El fiscal de la causa, Federico Delfino ordeno la destrucción de los supuestos uniformes que habrían vestido las niñas, amparándose en un protocolo de COVID, que no podría aplicarse a casos como el acontecido. De hecho, el médico forense Pablo Lemir, que realizara la exhumación de los restos de las niñas, manifestó que las prendas eran fundamentales en el marco de la investigación[9], para determinar la distancia de los disparos, entre otros.

Las anomalías que rodean a la muerte de las niñas, sumado a las similitudes que hacen a las operaciones de falsos positivos llevados adelante en Colombia por parte de las Fuerzas Armadas de ese país, que además es el principal referente de las Fuerzas Armadas paraguayas en la lucha contra el EPP, conlleva para el estado paraguayo la gran responsabilidad de abrir una investigación independiente, real y efectiva.

Por otra parte, la posible ejecución extrajudicial de la mano de la cooperación militar entre Paraguay y Colombia, nos debe llamar a actuar de contralores, y a no olvidarnos que este tipo de cooperación militar lo hemos vivido durante la Dictadura Militar Stronista, por medio del Plan Cóndor.

Si bien debemos seguir monitoreando la influencia del Comando Sur en Paraguay, es importante recordar que la cupular política y militar colombiana es una cuña en la región por medio del Plan Colombia, y varias funciones de control en la región fueron delegadas a la clase política de este país, cuyo pueblo sigue buscando la paz a pesar de los mismos, y con cuyo pueblo nos une una profunda solidaridad.

 

 

[1]Ver El País, 29 de mayo de 2019 “Falsos Positivos en Colombia. La Revelación de <The new York Times< permite concluir que las condiciones están dadas para que regresen las ejecuciones extrajudiciales, en  https://elpais.com/internacional/2019/05/28/colombia/1559060232_419756.html

[2] Ver Diario ABC Color “Muere baleado por Policías” 12 de abril de 2012 en: https://www.abc.com.py/edicion-impresa/judiciales-y-policiales/sordomudo-con-muerte-cerebral-396078.html

[3] Vera, Diego “ Cooperación Internacional y Seguridad: el Caso Colombiano” en Memorias del Seminario Académico “Prospectivas en Seguridad y Defensa en Colombia” ver en https://esdeguelibros.edu.co/index.php/editorial/catalog/download/28/24/404-1?inline=1

[4] The White House (2015). National Security Strategy (NSS). Washington, DC. Disponible en: http://nssarchive.us/wp-content/uploads/2015/02/2015.pdf

[5] ABC Color, “Militares irán a Colombia para recibir entrenamiento”,05/05/2016, ver en https://www.abc.com.py/edicion-impresa/politica/militares-iran-a-colombia-para-recibir-entrenamiento-1477372.html

[6] Diario Ultima Hora, “Colombianos entrenan a 80 militares en el Río Paraguay”, 19/12/2015, ver https://www.ultimahora.com/colombianos-entrenan-80-militares-el-rio-paraguay-n953091.html

[7] Ver Infodefensa.com, “Una delegación de oficiales paraguayos amplia su curso de Estado Mayor en Colombia” 05/11/2015, en https://www.infodefensa.com/latam/2015/11/05/noticia-oficiales-ejercito-paraguay-visitan-colombia.html

[8] Ministerio de Relaciones Exteriores, “Fuerzas Militares de Paraguay y Colombia fortalecerán cooperación en la lucha contra amenazas comunes” 04/05/2019, en https://www.mre.gov.py/index.php/noticias-de-embajadas-y-consulados/militares-de-paraguay-y-colombia-fortaleceran-cooperacion-en-lucha-contra-amenazas-comunes?ccm_paging_p=60

[9] Diario Ultima Hora, “Lemir: Ropas de niñas muertas en Yby Yaú debieron ser conservadas” 08/09/2020, ver en https://www.ultimahora.com/lemir-ropas-ninas-muertas-yby-yau-debieron-ser-conservadas-n2903790.html

Comentarios

.
Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.