Lo que no dice el Informe de la ejecución presupuestaria del INDERT

La administración actual del INDERT ha adoptado la política de no comprar tierra, recurso vital para que centenas de miles campesinas accedan al trabajo y a la alimentación, entre otros derechos. Esta decisión de la actual administración del INDERT es contradictoria hasta con la propia política del gobierno, que con la aprobación del Congreso, ha asignado más de 50 mil millones de guaraníes para compra de nuevas tierras en el 2014, que de por sí ya es insignificante. Fiel a esta política, el INDERT no ha comprado ni una sola hectárea de tierra en el 2014, por lo que pudo asentar solamente a 50 familias de Laterza Cué, en una fracción de 500 hectáreas, compuesta por 300 hectáreas donadas por la empresa propietaria y 200 hectáreas de propiedad del INDERT. Esta inaudita política está en contradicción con la propia misión institucional del INDERT.

En su  informe de fin de año, el INDERT señalaba que del presupuesto de G. 304.387 millones, llegó a ejecutar G. 242.891 millones, con lo que la ejecución presupuestaria alcanzaba el 80 %. Debe notarse que en dicho informe no se  especifica los rubros ejecutados. Entre éstos, el Rubro 450 Tierras, Terrenos y Edificaciones es uno de los más importantes porque está destinado  para el pago y compra de  tierras, del cual el 70 %  está destinado a pagos de deudas antiguas por tierras y el 30 % es para compra de nuevas tierras a ser entregadas a las familias campesinas. Es este presupuesto del 30 % de dicho rubro que no fue ejecutado, es decir que tuvo  ejecución cero. Según autoridades del INDERT, ésta entidad tenía presupuestado 160 mil millones de guaraníes  para pago y compra por tierras, por lo que para la compra de nuevas tierras tiene aproximadamente 50 mil millones de guaraníes, monto que deberá devolver al Ministerio de Hacienda o solicitar una reprogramación al Congreso, para destinarlo a otros rubros.

En fecha 3 de octubre del 2014, Justo Cárdenas declaraba a los distintos medios de prensa, “Quiero decir y dejar constancia, que esta administración no ha comprado, no ha iniciado ni un proceso de compra de tierras, ni un solo metro cuadrado, es decir esta presidencia no ha asumido compromisos de incorporar pasivos al patrimonio del Estado”.  Contrariamente a lo que sostiene Cárdenas, en lugar de “ahorrar”, él está en dicha institución para “gastar” el presupuesto que le asigna el estado, más aún tratándose del rubro más importante de su presupuesto que es la compra o pago por  expropiaciones de tierra. En realidad, el término “gasto” que usa la ley de presupuesto es una inversión que realiza el estado en familias excluidas para incorporarlas al desarrollo, por lo que en el caso no se aplica el indicador financiero  costo-utilidad-ganancia, sino costo inversión-impacto y efectos, es decir el costo e inversión que el estado hace y los efectos e impactos que produce para la  superación del desempleo, del hambre y de la extrema pobreza rural, es decir para mejorar las condiciones de vida de dicho sector.

En otro informe, el INDERT menciona que ha recuperado 8.077 hectáreas de manos de no sujetos de la reforma agraria. En realidad dicha entidad ha dado inicio a la recuperación de estas tierras en dos asentamientos, que está en proceso de ejecución, y por lo tanto inconcluso, al enfrentar oposiciones y resistencias judiciales y de movilización de pobladores antiguos de dichos asentamientos, como de colonos brasileños en situación irregular.  El INDERT no puede ejercer sobre dichas tierras  las facultades que le confieren su calidad de propietario  de usar, gozar y disfrutar o disponer de las mismas. Por lo tanto es incorrecto su informe de “recuperación de 8.077 hectáreas”.  Por otro lado, las 500 hectáreas donde fueron asentadas 500 familias procedentes de Ñacunday, pertenecen a la zona urbana del asentamiento Santa Lucía, fracción que los pobladores originales del asentamiento estaban reservando para instalar los servicios públicos e infraestructuras sociales.

El Presidente Cárdenas creyó que podía recuperar rápidamente las tierras detentadas en forma ilegal por no sujetos de la reforma agraria y que no hacía falta comprar tierras para entregárselas a los beneficiarios. Este “ahorro” iba a ser la presentación de la carta de éxito y eficacia  ante el Presidente Cartes. Pero su inexperiencia  y desconocimiento de la compleja y conflictiva situación de la tierra, lo llevó a no comprar ni un metro cuadrado de tierra ni a recuperar las tierras de manos de ilegales. El resultado, un fracaso  del gobierno en reforma agraria y lucha contra la extrema pobreza rural en el año 2014. El Presidente del INDERT se dio cuenta de esta equivocación, por eso no dice en su informe de ejecución presupuestaria los “éxitos” obtenidos con su política de no comprar tierras y el monto asignado a ella que no fue ejecutado, que representa el “ahorro” al estado. Esperamos que esta situación se revierta en el año 2015.

 

Comentarios

.
Sin comentarios

Déjanos tu opinión

.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.