¿Las ideologías no sirven?

Es realmente peligroso que en este país, de un sistema político fascista y neoliberal, un país donde la hegemonía no tiene empacho en decirte zurdito de mierda, ideologizado, y unas cuentas sandeces más porque cuestionás el orden establecido, sus desigualdades, sus impunidades, que un señor como Papa Francisco venga a decirnos (en el León Condou) que las ideologías no sirven. Aparte de plantear una imposibilidad -cual es la no ideología, una especie de eterno limbo-, es recesivo, cuanto menos, que justo en este tiempo de destierro inmisericorde de nuestra gente, de desahucio, de súper explotación para llegar al día, a la semana, al mes, de un poder infame que trasgrede toda humanidad, toda diversidad, nos venga con esta sentencia. Es sumamente peligroso porque refuerza una hegemonía prepotente, narcisista, que en todo lo diferente ve peligro y que se arropa de popular cuando a sus intereses conviene, diciéndole a la gente que sus intereses son intereses de la mayoría. Así vemos discursos tan ofensivos que se naturalizan como “En la Expo está la gente que realmente trabaja” o aquellas tapas de periódicos con un tractor en un páramo hablándonos de progreso.

El poder hegemónico descarta el cuestionamiento calificándolo de “ideológico”. Presenta a las ideologías sumamente peligrosas para “la paz y la estabilidad”, un discurso que llegó a grado sistémico durante el stronismo, régimen en el que pensar distinto se convertía en delito. Con este discurso, el poder establecido intenta sacar al sujeto social fuera de juego, del escenario público, al negar su derecho a ser sujeto de transformación por portar un extraño virus “ideológico”.

El poder hegemónico no asume que su discurso y la imposición de un sistema son profundamente un pensamiento vertebrado (ideología) que se basa en la acumulación, en el egoísmo patológico, en la extracción de las fuerzas de la naturaleza y de la sociedad.

Según este señor las ideologías terminaron en dictaduras. Y sabemos qué cosas hicieron las dictaduras en nuestros países. Nada dijo sin embargo de cómo se impuso el Sacro Imperio Romano tanto en Europa, América y África.

Obviamente que las ideologías totalitarias, y por lo tanto uniformantes, son aborrecibles, pero plantear que las ideologías per se no sirven, así lo dijo, es anti histórico, una negación de una verdad inapelable.

Todo pensamiento vertebrado, una de las características de las sociedades modernas, desarrolla ideologías.

Luego de esta negación, Papa Francisco planteó cosas profundamente ideológicas al decir, por ejemplo, que los pobres tienen dignidad al igual que todos. Es una perspectiva ideológica. En la naturaleza no existe forma de justificarlo. En la naturaleza todas las fuerzas se complementan, contraponen y se compensan sin justificación moral alguna.

Algunos amigos me dijeron que tal vez no quiso decir exactamente eso. Pero yo les convido a escuchar atentamente. Dijo: “las ideologías no sirven”. “Las ideologías terminan en dictaduras. Las ideologías hablan del pueblo pero no se comunican con el pueblo”. Lo dijo con énfasis, luego de una relajada e interesante reflexión sobre diálogo, acuerdo, consenso y unidad.

Comentarios

.
4 Comentarios
  • Avatar
    doris
    Posted at 15:53h, 12 julio Responder

    Las religiones de igual manera son IDEOLOGIAS .
    Totalmente de acuerdo con este comentario , es más , yo creo que en varias discursos se fue de la mano en este país, xenófobo por naturaleza . Eso es tan peligroso como darle revólver a un mono …..sé que mi comentario a más de un fanático le va a molestar , pero eso ya es una costumbre, siempre dije y sostengo , que el fanatismo en ningún ámbito es bueno .

  • Avatar
    Adrico Mora
    Posted at 18:13h, 12 julio Responder

    Estoy de acuerdo con Julio en su concepto. Es más, diría que es una tontería querer de alguna forma reflotar a Fukuyama en lo más mínimo. Menos por el representante de una institución eminentemente ideológica. Lo que me parece otro sinsentido es poner el acento en esa nimiedad en relación a todo lo simbólico que represento esta visita.
    Lo importante de una figura con tanta influencia y que promueve ideas más avanzadas que el común denomimador reinante, conservador, atrasado y fascineroso (tan proclive al antiizquierdismo cavernícola), es que eleva el piso de discusión contra los personeros del continuismo decadente, al ponerlos en situación incómoda respecto a los falsos valores en que basamentan su dominio ideológico reaccionario.
    Hay tantísimas más situaciones contradictorias de lo vivido con este fenómeno posmodernista, tales como que dicho líder se yergue en un representante como si fuera ni más ni menos que una figura pop (ya que en esa cosificación lo ha convertido el sistema en tiempos tan seculares, a un representante otrora «bendito»). Hoy congrega de una manera como podría hacerlo los Roling Stone con esteroides, o un John Lenon recargado si viviera, o un ídolo tal; que posee más arrastre que mando (pues podría profesar o no el celibato, pero sin dudas poquísimos le harían caso).
    Por eso, es su perpectiva política la que más importa. En ese sentido, y muy a pesar incluso de mi propio ateísmo duro, lo tomo como un hecho favorable en éste contexto, no por lo que ideológicamente piense, porque jamás ceere que formule un punto ideológico al cual aspiramos muchos; sino porque en un país con tan perimidos preceptos ideológico preeminentes como en el que estamos, su figura con pequeños conceptos valorables, pone a la podredumbre politiquera a la defensiva, al menos coyunturalmente.

  • Avatar
    Carlos Fariña
    Posted at 18:49h, 12 julio Responder

    Claro que las ideologías NO sirven pues las mismas son doctrinarias y dogmáticas…. el que se aparta de la doctrina se ve obligado a fundar su propia doctrina o subdoctrina…. la única Ideología que NO crea sucursales es la del MAL…. y muchos incautos compatriotas se alinean en supuestas IDEOLOGIAS sin advertir que han caído en las redes del MAL…

  • Avatar
    Benjamin Valiente Duarte
    Posted at 20:17h, 15 julio Responder

    Generalmente la gente común y algunas no tan comunes, identifican como «ideologia» solamente a la izquierda. En cambio, el liberalismo y neoliberalismo salvajes no son considerados como tal. Las ideologias llevadas al extremo, tanto de derecha como de izquierda han desbocado en cruentas dictaduras

Déjanos tu opinión

.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.