La corrupción de los datos y la disminución de la pobreza

El Ministro de la Secretaría Técnica de Planificación José Molinas anunció que el gobierno realizará un monitoreo semestral de medición de la pobreza rural mediante encuestas, para lo cual ya existía un equipo trabajando en el campo. Los datos y estadísticas son de suma importancia pues permiten determinar en qué medida son efectivos las acciones y las políticas del gobierno destinadas a reducir la pobreza y extrema pobreza en el país, para que, en su caso, se tomen las medidas correctivas o continuar con las positivas. De ahí que sea de fundamental importancia que los datos y estadísticas sean transparentes, honestos y objetivos, descontaminados de manipulación política, es decir que no mientan.

La última Encuesta sobre la situación de pobreza dada a conocer por el gobierno, no es confiable, y un dato que no es confiable no sirve. Según dicha encuesta sólo en dos años, entre 2011 y 2013 la pobreza extrema se redujo del 18 % al 10,1 %, lo que representa una disminución de 7,9 puntos porcentuales. En total 488.656 personas dejaron de ser pobres extremos, según la encuesta. Así mismo la pobreza total bajó de 32 % a 24 %, lo que representa una reducción de 8 puntos porcentuales. Sin embargo, en diez años la pobreza se redujo sólo 3,2 % y en los últimos cinco años 0,8 %, pero según el gobierno, sólo en dos años hubo un salto gigantesco de una disminución del 8 %.

La encuesta realizada tiene varios defectos y anomalías entre las que se puede mencionar la metodología utilizada, en la que la encuesta abarca a una cantidad de hogares en comparación a la cantidad de habitantes, diez veces menor a la realizada en otros países. Por otro lado, la pobreza, no puede medirse sólo por los ingresos, que puede ser temporal, pues la misma tiene varias dimensiones como la salud, la educación, vivienda, seguridad, trabajo y alimentación entre otros. Llamativamente los resultados de la encuesta se dieron a conocer dos años después de su realización.

Las causas que permitieron dicha disminución, según el informe son la reducción del precio de los alimentos, la caída de la inflación, el aumento de los puestos de trabajo, la redistribución del crecimiento, el aumento de los ingresos y los programas sociales como Teko porá.

Las causas que menciona el gobierno, que permitieron esa enorme disminución en tan sólo dos años, son como mínimo dudosos, en el peor de los casos falsos, y en otros, insuficientes como para que sus beneficios lleguen a los hogares de los más pobres, como la baja de la inflación y el crecimiento económico. En otras palabras, se cree que los datos de esa encuesta son falsos.

La meta del gobierno es la reducción de la pobreza extrema del 18,8 % a 9 %. Esperamos que la encuesta y los datos que produzca el monitoreo semestral del gobierno no sean corrompidas y manipuladas por razones políticas para justificar en los papeles logros inexistentes. Como personas y como paraguayos, sentimos vergüenza y dolor al ver en cada paso, en todos lados, en cada rincón de nuestra república a nuestros semejantes en esa situación. Este dolor es mayor aún para los propios compatriotas que padecen de esa injusticia, y es tan feo e inmoral como el hambre que padecen, decirles que su situación ha mejorado, que ya viven mejor y que la extrema pobreza ya es sólo una sensación, un trauma psicológico del pasado, sólo con el objetivo de alardear logros políticos inexistentes.

Comentarios

Tags:
.
Sin comentarios

Déjanos tu opinión

.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.