La ANR empuja al país hacia la violencia

¿Por qué es fundamental la consigna #ANRNuncaMás?
La pésima gestión del año pandémico por parte del Gobierno de Mario Abdo Benítez dejó al descubierto las múltiples falencias de un Estado devastado por la política llevada adelante durante 70 años por la Asociación Nacional Republicana (ANR).
El Partido Colorado ha hecho de la miseria planificada su modus operandi, respondiendo a los sectores de poder, dejando vía libre para que, tal como dijera Horacio Cartes, «usen y abusen» del Paraguay y de las paraguayas y paraguayos. Y cuando decimos miseria planificada hablamos de hundir al Paraguay en la más honda miseria para unos meses antes de cada elección otorgar prebendas que le permitan eternizarse en el poder, ese es el Partido Colorado.
Se robaron las tierras, la salud y la educación con inversiones paupérrimas, los trabajadores abandonados a la arbitrariedad patronal, al igual que campesinos e indígenas, a la violencia de terratenientes. Toda esa violencia institucional, años de rabia acumulada, estalla cuando vemos a nuestros amigos, parientes, conocidos morir sin atención digna, cuando una familia lo pierde todo por salvar a uno de los suyos, cuando en nuestros bolsillos ya no hay recursos para la siguiente pollada.
Pero a la vez han cerrado los canales de participación política y, todo ese descontento no puede expresarse de forma institucional, «pacífica»(?) y ordenada porque el Partido Colorado se ha encargado de reprimir y perseguir cualquier organización que se oponga a su proyecto; en mayor o menor medida todo lo que no responda a sus intereses y a su política de miseria planificada es atacado, perseguido, marginado.
Pero por sobre todo es imposible drenar ese descontento porque se han tomado por asalto las instituciones democráticas, ellos son el Partido de la dictadura, son hoy el partido de la mafia, quienes controlan la justicia, la fiscalía, el Parlamento, en beneficio propio y en perjuicio del país.
Por ende la consigna levantada por la juventud, no es solo un sentimiento y una expresión de esa rabia acumulada, es por sobre todo una línea política. No hay democracia posible con la mafia en el gobierno, por ende, hay que sacar a la ANR del gobierno para empezar la construcción de una verdadera democracia.
Está consigna es aglutinante, nos presenta, a quienes militamos en organizaciones sociales y políticas de oposición, el desafío de convivir con grupos heterogéneos, sin embargo, vale la pena intentarlo, porque todos los debates sobre el futuro que soñamos para nuestro país no pueden darse sin democracia, no pueden darse mientras el partido de la mafia gobierne.
Mientras la ANR, la mafia, esté en el poder seguirá empujando al país a un espiral de violencia que nadie abraza pero que será incontenible.
*Es secretario general adjunto del Sindicato de Periodistas

Comentarios

.
Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

.