Kuña’i o las formas contemporáneas de tortura

Resulta aterrador el caso que salió a la luz recientemente, donde un niño, por no haber hecho la tarea, fue desnudado y obligado por su profesora a vestirse de niña frente al resto de la clase[1].

Lo primero que pensé es “¡es una tortura!”. Entonces miré la definición de tortura que se encuentra en la Convención de las Naciones Unidas contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, que el Estado paraguayo ha ratificado. Conforme a esta definición, la tortura es: “todo acto por el cual se inflija intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido, o se sospeche que ha cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, o por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos dolores o sufrimientos sean infligidos por un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia. No se considerarán torturas los dolores o sufrimientos que sean consecuencia únicamente de sanciones legítimas o que sean inherentes o incidentales a éstas.”

Si bien, aparentemente el colegio es privado y la docente no sería “agente público” (cosa que además es debatible y porque en todo caso hay que analizar más profundamente lo de la aquiescencia), creo que es interesante mirar la presencia de los demás elementos, como ser la intencionalidad del dolor o sufrimiento infringido y el fin, que en este caso es el castigo. Todo encuadra, ¿no?

Hay numerosa evidencia y desde hace un tiempo se viene trabajando el cruce que hay entre el género y los métodos de tortura. Uno de los métodos utilizados es el de la desnudez forzada como una forma de tortura sicológica, especialmente aplicada a personas privadas de libertad. De hecho el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Tortura declaró lo siguiente:

“…obligar a los detenidos a que se desnuden, en particular habiendo mujeres presentes y habida cuenta de las diferencias culturales, en casos individuales puede causar una presión psicológica extrema y puede considerarse como un trato degradante e incluso tortura.”[2]

Este tipo de tortura es aplicada especialmente a mujeres. Hace poco en una audiencia en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre tortura sexual a mujeres en México, las peticionantes explicaban que la desnudez forzada era un método bastante utilizado con las mujeres, con el fin de humillarlas y como amenaza de otro tipo de violencia sexual[3].

Pero volviendo al caso del niño de Ciudad del Este, lo otro que me pareció aterrador es que “el castigo” infringido por la profesora, además de la desnudez forzada, fue ¡vestirlo de niña!. ¿Será que la profesora pensaba que el castigo era mostrarle al niño que  “era un kuña’i”? Esta conocida expresión guaraní asocia lo femenino con lo débil, lo inútil, lo cobarde y es una forma de insulto que se utiliza hacia los varones.

Esta manera de actuar de la profesora, además de humillar y dañar sicológicamente al niño, envía al resto de la clase un claro mensaje: lo femenino, el ser niña, es un castigo, ser niña es ser algo despreciable, indeseable, indigno. Esta es la génesis de la misoginia.

 Referencias

[1] La noticia: http://www.ultimahora.com/docente-vistio-nena-su-alumno-no-hacer-su-tarea-n885960.html

[2] Situación de los detenidos en la bahía de Guantánamo”, Informe para el Consejo Económico y Social

de las Naciones Unidas, sexagésimo segundo período de sesiones, E/CN.4/2006/120, 15 de febrero de

2006, párr. 51; disponible en el sitio: http://news.bbc.co.uk/2/shared/bsp/hi/pdfs/16_02_06_un_guantanamo.pdf

(consultado el 15 de octubre de 2007). http://www.universalhumanrightsindex.org/documents/844/815/document/es/text.html

(en español

[3] La audiencia está disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=yllxpWZrvD0

Comentarios

.
Sin comentarios

Déjanos tu opinión

.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.