Irán, el petróleo, eterna razón de guerra de los Estados Unidos

Por Carlos Verón de Astrada

Petróleo, industria armamentista y capital financiero, están detrás del desastre.

El origen de este conflicto en medio Oriente que hoy pone en vilo a la humanidad, tiene que ver como los otros, con el petróleo.
Los medios estadounidenses están haciendo totalmente fuera de contexto, una desmesurada campaña islamofóbica y en partícular contra el general iraní Qassem Soleimani asesinado, para tratar de justificar la barbaridad cometida por el gobierno de Estados Unidos (EEUU).

En una apretada síntesis, porque el espacio no da, la historia es que quien fuera monarca persa, Reza Pahlevi estando exiliado por presión popular y con la anuencia británica por haber colaborado con los nazis, da lugar al advenimiento de la República en Irán, asumiendo como primer ministro, Mohammad Mosadeq, que en los años 50 nacionaliza el petróleo. Este gobernante patriota, es derrotado con los auspicios del Reino Unido de GB y EEUU, para repatriar a Reza Pahlevi y volver a gobernar, quien privatiza y entrega el petróleo iraní a empresas británicas y norteamericanas.
En la década de los años 70 del siglo XX, por presión popular el Ayatola Komeini, gobierna e instaura la República islámica. Éste lo primero que hace, es nacionalizar el petróleo produciendo la ira de las petroleras británicas y norteamericanas.
Ese fue y es el gran pecado de Irán, recuperar el petróleo para su país. Y ese es el punto de partida del conflicto que hoy nos lleva a este desastre en curso. Un desastre desatado por el gobierno norteamericano, que tiene «casualmente» el apoyo británico.

Pero la perversa impostura mediática de occidente ( británico y EEUU) presenta como motivo del atentado «prevenir» a EEUU del Satanizado general Soleimani y todo el Islam. Leí por ahí a alguien que decía que «hay que liquidar a todos los islámicos», sin tener en cuenta que Arabia Saudita es aliada de EEUU. ¿Estos serán islámicos buenos?

La hegemonía norteamericana y la guerra

Abraham Lincoln decía que la democracia es «el gobierno del pueblo, para el pueblo y por el pueblo». Lamentablemente en EEUU la definición del sistema político norteamericano que más le cabe, es la que le da Eva Golinger. Ella dice que en EEUU rige la Corporocracia. Es decir, el gobierno de las corporaciones. Y la corporación como poder fáctico de mayor peso, es el conglomerado industrial militar.
EEUU se hizo primera potencia con la guerra. La guerra es su sustento y razón de ser.
Eso explica que sea la potencia de mayor cantidad de bases militares esparcidas por el mundo.

Desde la facultad de emitir la moneda de reserva y transacción mundial a partir de la creación del FMI en Bretton Woods en 1944, fueron la industria armamentista y la emisión inorgánica del dólar, los pilares de la hegemonía norteamericana.

El rubro mayor del presupuesto norteamericano es el de defensa.

A la fecha EEUU es el país más endeudado del mundo y el de mayor déficit fiscal. Los mayores beneficiarios de esa deuda y déficit son los bancos y el complejo industrial militar. De acuerdo al testimonio del nieto de Eisenhower, en un magnífico documental llamado «Las razones de la guerra», no hay estado de la Unión, cuya economía no esté vinculada con la industria armamentista.

EEUU necesita estar permanentemente en guerra. Y esto trasciende los signos políticos. Tanto demócratas como republicanos hicieron guerras.

La tragedia del mundo contemporáneo es estar bajo la dominación de una potencia sustentada en la guerra.
Algo de razón habrá tenido el gran director de cine, Oliver Stone cuando afirmó que «en EEUU hay tres poderes: el capital financiero, la industria armamentista y la mafia».

El actual presidente Donald Trump que no es peor que los otros gobernantes (no nos engañemos) como parte de su campaña para su reelección, hace este operativo bélico asesinando al general iraní Soleimani, poniendo en riesgo a la humanidad entera.

Comentarios

.
Sin comentarios

Déjanos tu opinión

.