IMAGINE

“Imagine” es el título de la famosa canción de John Lennon. Y puesto que hay tanto para imaginar, entonces, imaginemos.

Imagine –como hasta cierto punto se ve en las películas- a alguien atado de pies y manos, sentado en una silla, mientras un grupo de dos o tres o más hombres le dan puñetazos al rostro, sin que el maniatado pueda hacer absolutamente nada para defenderse.

O imagínelo suspendido en el aire, cabeza para abajo, atado de manos y pies, a ciertas distancia del suelo, mientras las mismas personas le dan latigazos sin que el hombre pueda hacer absolutamente nada para defenderse.

Imagínelo también acostado en el piso, con las manos atadas para atrás y los pies también atados, e imagine que le están dando golpes en la palma de los pies, con algún trozo de madera, de goma o de hierro.

Para no alargar la lista de imaginaciones, imagínese asimismo atado -siempre atado- ante una pileta de agua –fuese agua limpia o llena de excrementos-, mientras unos hombres sumergen su cabeza, una y otra vez, hasta casi ahogarlo.

Ni hablemos de las pinzas o tenazas que le arrancan uñas y dientes a puro antojo. Agrego lo que nos recuerda alguien: «Muchos fueron entregados en cajones cerrados con la prohibición expresa a los familiares de abrirlo».

Y aquí paramos.

¿Qué pensaría usted del grupo de personas que somete a cualquier indefenso ser humano a tales suplicios?

Pues, a uno de esos torturadores, al comisario de tiempos de Stroessner llamado Eusebio Torres -responsable directo de las desapariciones de los hermanos Benjamín y Rodolfo Ramírez Villaba y vaya a saber de cuántos más-, el gobierno de Cartes lo acaba de condecorar.

Comentarios

.
Sin comentarios

Déjanos tu opinión

.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.