Farsa e hipocresía en el Panteón de los Héroes

Por Eduardo Arce

El viernes 10 se rehabilitó el Panteón de los Héroes y Oratorio de la Virgen de la Asunción que estuvo cerrado al público durante más de seis años. En una aparatosa ceremonia cívico-religiosa (católica, en un Estado teóricamente laico), que no pasó de ser una farsa llena de hipocresía, las urnas de varios héroes nacionales (algunos reales y otros, ficticios) volvieron a sus lugares.

La presidió uno que debe estar en el presidio: Horacio Cartes, quien rindió homenaje a quienes lucharon para salvar a la patria pese a que menos de 24 horas antes consumó la entrega de nuestra soberanía energética. Ayer (jueves 9) promulgó la ley de aprobación de las notas reversales que obliga al Paraguay a pagar una deuda sin respaldo de 4.000 millones de dólares, además de financiar el 50% de la central de Aña Kua que solo beneficiará a la Argentina, y aplazar por 10 años el pago de compensación por territorio inundado.

Como final de fiesta, pidió “balines de goma” para los estudiantes secundarios y universitarios que se manifestaban a unas cuadras del Panteón repudiando la entrega de la soberanía.

El arzobispo Valenzuela

Pero la farsa y la hipocresía continuaron. También estuvo el arzobispo de Asunción, Edmundo Valenzuela. El cura habló en el tono que hablan los curas. Se refirió a Dios, a su hijo Jesucristo, a la Virgen de la Asunción, patrona del Paraguay y saludó la rehabilitación del Panteón y Oratorio.

¿Quién puede creer las palabras de Valenzuela? Este cura es quien apañó –y apaña- al pedófilo sacerdote Carlos Ibáñez y sostiene al rector de la Universidad Católica de Asunción, Narciso Velázquez. El rector es ampliamente conocido debido a su autoritarismo y desprecio a las leyes laborales y a las y los trabajadores. Velázquez, además de apañar también al pedófilo Ibáñez, despidió sin causa justificada a cuatro dirigentes sindicales porque denunciaban los atropellos a los reglamentos de la UCA, al Contrato Colectivo de Condiciones de Trabajo. Y porque lo desenmascararon como encubridor del pedófilo Ibáñez.

Estos dos hipócritas, Cartes y Valenzuela, presidieron la farsa “rindiendo homenaje” a los héroes quienes, de existir otra vida, estarían, no me cabe duda, horrorizados.

Comentarios

.
Sin comentarios

Déjanos tu opinión

.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.