Es urgente la relación con China y Cuba

Por Julio Benegas Vidallet

En época de graves crisis es importante, entre tantas cosas, como asegurar la alimentación, los remedios, cuidar a nuestros adultos mayores, a nuestros niños, entre tantas cosas, romper viejos anclajes de nuestras relaciones internacionales.

Si bien el hoy presidente Mario Abdo Benítez es hijo de Mario A. Benítez, secretario privado de Alfredo Stroessner, el que llamaba a cuaquiera de comunista para apresar, torturar y hasta desaparecer, es importante que, en este tiempo en el que la humanidad toma conciencia de su sentido de tal, y que se tejen nuevas redes de solidaridad y nuevas formas de resistencia, impensadas para algunos países, que Paraguay deje de ser peón norteamericano en las relaciones internacionales y establezca, como la mayoría absoluta de los países, relación diplomática con China y estreche lazos formalmente con un país que, con becas a cientos de estudiantes paraguayos, ha demostrado su gran predisposición.
Nuestro país, en ese juego de la Guerra Fría, ha establecido relación con Taiwan, una provincia considerada rebelde por China. A Taiwan había ido refugiado el ejército de Chan Kai Sek, derrotado por la revolución liderada por Mao-Se Tung.

En cuanto a Cuba Paraguay dio el voto para que sea expulsado de la Organización de Estados Americanos (OEA) y, aunque Cuba mostró muchísimas veces su predisposición, Paraguay no pasó -en esta era denominada de transición- de utilizar las becas disponibles en sus universidades.
Ambas relaciones son hoy fundamentales para nuestro país. China es hoy lejos la economía más dinámica del mundo y Cuba es, entre otras cosas, el país latinoamericano con mayor pericia en prevención de salud y programas de tratamientos intensivos y epidemiológicos. Es salud pública consagrada. Son 60 años pensando solo en la prevención y el tratamiento y no en el negocio farmacéutico, los que consagraron al ejército de trabajadores de salud más importante, tanto que, aun en Brasil, de una economía 30 veces mayor, si no más, necesitó de una parte ese ejército para cubrir vastas zonas rurales.
La incertidumbre se ha instalado hace mucho tiempo como estado permanente. Hoy COVID19, ayer y hoy dengue, mañana otras epidemias más. No podemos enfrentar este estado de incertidumbre permanente con viejos esquemas ideológicos. La Guerra Fría terminó. Es importante que nos demos por enterados y que asumamos en consecuencia decisiones que nos ubiquen con mayores posibilidades de disputar el mundo desde las nuevas realidades.

Comentarios

.
Sin comentarios

Déjanos tu opinión

.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.