El Parlamento es ágil para salvar a bancos y contrario a atender demandas populares

Por Vicente Páez Chávez

La mayoría del Parlamento se opone a aprobar los reclamos de una importante masa de manifestantes. Tanto el de los cooperativistas para impedir la puesta en vigencia del impuesto sobre el acto cooperativo como de los productores campesinos para la condonación de sus deudas ante la crisis en el campo.

Muy diferente es el trato que reciben históricamente otros sectores. El 29 de junio de 2002, el Congreso, en reunión extraordinaria, y totalmente atípica, resolvía en pleno sábado aprobar una ley de salvataje de bancos. A pedido del ilegítimo e ilegal presidente Luis González Macchi, el Poder Legislativo autorizaba en ambas cámaras la norma que permitía al Banco Central del Paraguay destinar millonarios fondos para auxiliar a entidades financieras.

El presidente de la Cámara de Diputados era el actual senador colorado Oscar González Daher, conocido en el ámbito de los préstamos informales y beneficiario de millonarias exenciones impositivas en la ciudad que habita, Luque. El presidente del Senado era el también hoy senador colorado Juan Carlos Galaverna.

El punto que había desencadenado esta urgente reunión parlamentaria había sido la crisis en que entró el Banco Alemán. Esta entidad, del Grupo Velox, era capitaneada por Juan Peirano, banquero uruguayo que había también llevado a la quiebra a otros entes financieros en Uruguay y Argentina. Maniobras fraudulentas, como préstamos irregulares a empresas allegadas, fueron las causas para el descalabro de estas empresas. Esta era una continuación del plan de vaciamiento de bancos, que tuvo su epicentro en 1995 durante el gobierno del colorado Juan Carlos Wasmosy.

El daño estimado entonces al Estado y a los ahorristas se calculó en alrededor de 137 millones de dólares. Y los depósitos en los bancos y financieras cayeron de 2.000 millones de dólares a 1.400 millones.

Estas pequeñas muestras del distinto tratamiento que reciben las propuestas emanadas del pueblo y las que provienen de los sectores tradicionalmente beneficiarios del poder son un aliciente más para que la movilización continúe hasta que se logren las reivindicaciones justas y legítimas. El pueblo tiene en sus manos la herramienta: la lucha.

Comentarios

.
Sin comentarios

Déjanos tu opinión

.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.