El idioma guaraní vencerá a los agoreros

Ohai David Galeano Olivera*
Y apareció nomás un nuevo Nostradamus paraguayo, un agorero nativo, de esos que aparecen cada cierto tiempo con el discursito amargado, con el disquito rayado de siempre: “El Guarani está por morir… Todos los estudiantes odian el Guarani… El Guarani es muy dificil”. Y justo mete el dedo en la llaga y la revuelve en el Mes del Idioma Guarani, en la Semana del Idioma Guarani y en la víspera del 25 de agosto, Día del Idioma Guarani.
Así las cosas, debemos ir buscando un sitio en algún cementerio para enterrar al Guarani lo más dignamente posible, también contratar algún pa’i para la misa de cuerpo presente, preparar las monedas para pagar el pasaje de este mundo al otro y alguna propina para el sepulturero del otrora dulce y expresivo idioma Guarani. Pero no, no es así. Despertemos de esta simple e infundada pesadilla y analicemos el discursito amargado.
Primera mentira: “El Guarani está por morir”. Cómo piko va a morir si hay once millones de Guarani hablantes en el Mercosur y el mayor porcentaje en el Paraguay, que es el epicentro del Avañe’ê. Acaso alguien va a tirar una bomba atómica o qué para matarnos a todos los Guarani-hablantes.
Además, conviene recordar, que el Guarani ya pasó por el infierno y volvíó vivo de allí. Fue negado, arrodillado, abofeteado, discriminado, proscripto, quemado, baleado, herido y nunca murió y hoy está fuerte, vivito y coleando, codeándose con las lenguas más importantes de este nuevo siglo y milenio.
Esta presente entre nosotros, vive entre nosotros, pese a quien le pese. Está en el terere, en el chipa, en el mbeju, en el ñanduti, en el ao po’i, en el pombéro, en el paje, en el jaguarete, en el tajy, en el Parana, en el Ka’aguasu, en el tata ári jehasa, en la polca, en la guarania, en la poesía, hasta en el aire que respiramos.
No, el Guarani no va a morir.
Segunda mentira: “Todos los estudiantes odian el Guarani”. Japuuu. Para empezar partamos de la base de que no existe el “todos”, eso es simple populismo barato, y por otra parte, a fuerza de sinceridad, los estudiantes también odian el castellano, la física, la química, la trigonometría. Así nomás es.
Tercera mentira: “El Guarani es muy difícil”. Nangána. Convengamos que como cualquier conjunto de conocimientos, el Guarani tiene sus aspectos sencillos y difíciles. En ninguna parte, nadie dijo que el Guarani es totalmente fácil. También es dificil, el castellano. Díganme quién habla correctamente castellano en el Paraguay?. Por otra parte, al igual que el Guarani, el castellano también tiene su jopara, pese a que muchos no lo quieren admitir. Quién dijo que escribir castellano es fácil, observemos nomás todos los escritos y los letreros que abundan por ahí (se bende, ay yelo, sapato, etc) que lejos de contener errores, en realidad contienen horrores.
Pero quédense tranquilos, hay Guarani para rato. Nomanomo’âi. Guarani niko ñande rapo, oî ñande karakúpe. Oîkuri Triple Alianza ha Cháko ñorairôme ñanendive, ñande ykére, Emiliano R. Fernández ha Manuel Ortíz Guerrero jurúpe. Pregúntenle a un medico, a un abogado, a un ingeniero o a un docente si es no importante conocer y hablar el idioma Guarani y ellos le dirán que si es absolutamente importante la comunicación en nuestro dulce Avañe’ê. Hoy se enseña en varias universidades del mundo, está presente en internet, es idioma oficial de trabajo del Parlasur y mucho más. Guarani niko iporâ, he’ê, ijuky, iñarandu, overa, omimbi ha ojajái.
Sin embargo, la aparición cíclica de estos kukuleles colonialistas nos demuestran que el Guarani tiene todavía unos cuantos detractores trasnochados, que de manera egoísta solamente se preocupan del castellano que hablan ellos entre ellos y sistemáticamente intentan -vanamente- negar los derechos humanos y lingüísticos de millones de compatriotas que también tienen el legítimo derecho a hablar y vivir en Guarani.
Me llama la atención que después -hace apenas unos días- que el ministerio anunció que ya no quedan Guarani-hablantes, justo ahora -rara coincidencia?- aparezca este Nostradamus y le eche más leña al fuego. Y lo peor, pontifica sobre el Guarani sin ser especialista en la lengua Guarani. Lo ideal es que primero vaya a estudiar Guarani y que después venga a despotricar contra nuestra lengua ancestral. Mientras no demuestre que estudió Guarani no pasará de ser un vulgar opinólogo, uno más de esos tantos que pululan por ahí y que tratan de ganarse la fama denostando contra el idioma más hermoso de este planeta, del universo y de un poco más allá también.
En fín, no vale la pena, y pensándolo bien, ajépa cherekorei para escribir sobre esto y todo esto. Sepan disculpar el haberles hecho perder el tiempo. Cherejápe, mejor me voy a tomar terere y a conversar con mis amigos en chino, porque según este mensajero de las tinieblas, aquí ya nadie habla Guarani. Aháma…
*Es presidente del Ateneo de Lengua y Cultura Guaraní

Comentarios

.
Sin comentarios

Déjanos tu opinión

.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.