El “Cuatro de copas” Riera no quiere caer de culo y anuncia su retiro “voluntario” de la política

Por Alberto Alderete

El senador Enrique Riera anunció su retiro “voluntario” de la política y que no se postulará a ningún cargo electivo en las próximas elecciones del 2023. Señaló que dará un paso al costado  porque según él  el cargo de senador le “generan un desgaste en lo personal, en lo económico”. En realidad su retiro no tiene nada con un acto voluntario  ni con el “perjuicio económico”  que le ocasiona el cargo de senador, sino que tiene que ver con la imposibilidad de tener cabida en los dos grandes movimiento internos de la ANR, Colorado Añeteté y Honor Colorado, porque no es capaz de mantener una postura política firme y constante, y porque su línea de conducta es movediza, veleta y oportunista, por lo que ninguno de esos movimientos ya le tienen confianza,  y no tiene ninguna posibilidad de postularse con éxito mediante un movimiento propio, ya que no tiene base política ni social.

Este anuncio se da en el marco de las tratativas del poder ejecutivo  con la Cámara de Senadores para  su designación como embajador extraordinario y plenipotenciario ante la Organización de Estados Americanos (OEA) con sede en Washington, que se concretó el pasado viernes 12 de noviembre cuando el Poder Ejecutivo presentó en la cámara de senadores la solicitud de acuerdo constitucional. Tanto la comisión de relaciones exteriores del senado como la cámara como tal, no deben prestar este acuerdo porque Riera no tiene idoneidad ni capacidad para desenvolverse en una misión tan compleja y delicada como es la representación ante la OEA, para la cual el postulante debe tener una experiencia diplomática que le permita manejar  las difíciles y delicadas relaciones internacionales. Presentó como las credenciales que le acreditaban para el cargo, su deseo de “defender la democracia y los derechos humanos a nivel hemisférico”.

Sin embargo, sólo hace una semana, fue acusado por todos los organismos de derechos humanos del país, por la iglesia católica, partidos de oposición y organizaciones campesinas e indígenas, de haber violado los derechos humanos civiles, políticos, económicos y sociales de los campesinos e indígenas, porque fue el principal autor e impulsor de la ley sancionada que convertía las luchas por la tierra de los campesinos pobres y de los pueblos indígenas en crimen y a aquellos en criminales, con penas de hasta 10 años de cárcel, así como haber votado para dejar sin presupuesto al INDERT para compra de tierras. Con esto, Riera cerró el camino legal e institucional para la solución de la problemática de la tierra y por otro lado, creó una ley para encarcelarlos por 10 años en caso de ocupaciones de tierra impulsadas por el hambre en busca de alimentos.

Sin embargo, la aceptación de Riera por el senado aún tiene que superar los cuestionamientos y resistencias tanto de Honor Colorado como de algunos senadores influyentes de Colorado Añeteté, así como de la oposición. Honor Colorado le cuestiona su deslealtad cuando fue electo senador por la lista de dicho movimiento y apenas electo senador, lo abandonó buscando  ventajas personales que al final no encontró. Por su parte, varios senadores de Colorado Añeteté le tienen resistencia porque consideran que dicha designación es darle un premio mayor, cuando nunca se comprometió con este movimiento. Sin embargo, como su delicadeza es del mismo tamaño que  su estatura, Riera habría intentado volver a las carpas de Honor Colorado cuando le salió mal la jugada y colorado añeteté le dio la espalda para la candidatura a presidente de la ANR. Pero como hasta la mafia tiene sus códigos y sus  leyes, el líder de honor colorado ya no le aceptó como era de esperarse. Es que Riera, con su divertida cara de perrito pequinés,  lograba convencer a los líderes de los movimientos y conseguía colarse en sus listas. Pero le pasó lo que tarde o temprano le pasa a todos los veletos, tienen éxito hasta que se descubran sus mariposeadas.

Pero como la mente y la imaginación de los oportunistas están en constante actividad buscando ventajas y provechos, detectó una forma de pasar sus últimos dos años, con lujos y glamour: vivir en Washington como representante de Paraguay ante la OEA. Para obtener dicha postulación habría movido contactos entre masones, logia en la cual Euclides Acevedo  tiene una alta autoridad y fue quien pidió su postulación al presidente. Pero dejó sentado que primero tuvo que consultar con su familia, dando a entender que haría un gran sacrificio llevar a toda su familia a Washgington; los pícaros son especialistas en aparentar las formas.

La otra tanga lanzada por Riera es que se retira de la actividad pública  porque el cargo de senador le acarrea pérdidas económicas. La “pérdida económica” que  Riera menciona consiste en percibir como senador  Gs. 32.774.840 en concepto de salario, más Gs. 5.500.000 en combustible, seguro social de primera,  jubilación con 5 años de aporte y 55 años cumplidos, además de otros beneficios extras. En total percibe Gs. 37.500.000 al mes, 16 veces más del salario mínimo. La verdad es que la gran pérdida tendrá cuando deje de cobrar ese dinero, pues el establecimiento ganadero del cual es socio, debe compartir con su numerosa familia, siendo ya pequeñas las utilidades que a él le llegan. Y como el ejercicio de la profesión de abogado está cuesta arriba actualmente, tendrá que ajustar su cinturón y los lujos que tenía. Pero ganarse el sustento con el sudor de la frente es ley de la vida; es lo que todos los paraguayos hacemos a diario. Hace décadas que Riera no conoce ese principio pues gran parte de su acomodada vida la costea con las contribuciones de los ciudadanos paraguayos, es decir con fondos del estado.

Riera es conocido con el apelativo de “Cuatro de copas”, porque a sus correligionarios no les sirve para nada, le consideran un inútil, y obviamente tampoco le es útil a la oposición. Lo de cuatro de copas le pusieron porque en el juego del truco, los cuatro son cartas insignificantes, de muy poco valor, y entre los cuatro, el cuatro de copas es el menos útil.

En fin, así como están las cosas en el senado, parece ser que su angustia se extenderá hasta marzo del año que viene, pues, además de los cuestionamientos de un sector de los senadores, éstos ya no tendrían el tiempo  para estudiar por este año y pasarían para el año que viene. Mientras tanto, para no echar culo y haciendo gala de su astucia, ya anuncia que “renuncia voluntariamente” a no postularse a cargos electivos de las elecciones del 2023, pero en realidad, porque ningún movimiento interno de la ANR lo quiere en su lista. O sea, nda ijá veima. Tanto la oposición como los senadores de las otras bancadas deben rechazar el acuerdo constitucional  para la designación del movedizo y pícaro Riera, por no reunir los requisitos mínimos para el cargo, y porque su postulación por parte del  poder ejecutivo provendría de favores y componendas personales, en detrimento de los altos intereses de la nación.

Comentarios

.
Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

.