El coronavirus no hubiera sido pandemia de no ser por el neoliberalismo

Por Bernardo Coronel

Desde que brotó el coronavirus se extendió vertiginosamente paralizando al planeta. Actualmente ya se reportan más de 2 millones de infectados y unas 150.000 muertes. Los frágiles sistemas de salud de Occidente son arrasados por la epidemia, y pareciera ser que el Covid 19 (o la próxima versión Covid 20) será el destino ineluctable de la humanidad. El virus que siembra el pánico global está infectando al mundo a través de su eslabón más susceptible: los sistemas de salud de los países neoliberales. La crisis no es sanitaria, es política.

¿Porque el virus hace estragos en Occidente y no así en los otros países?

Las naciones de Occidente están siendo devastadas por el virus, y el país más poderoso del planeta, Estados Unidos, paradójicamente se ha convertido en su mayor víctima, constituyéndose en epicentro de la pandemia. Los medios sanitarios norteamericanos están colapsados y la cifra de muertes que va en aumento ya llegó a 35.000. La bestia está de rodillas ante la peste más letal del siglo, y ya sufrió más muertes que en la guerra de Irak. Pero en el mundo nada es casual, el virus no eligió países al azar. Trump desmanteló el sistema de salud al igual que Mariano Rajoy en España y los últimos presidentes italianos. Que en Ecuador la gente muera en las calles y que Brasil se haya convertido en el epicentro de la pandemia en Latinoamérica no es casualidad. El virus se está cebando en los escombros del neoliberalismo.

Mientras los países más ricos del mundo están siendo consumidos por el pánico, los otros, con sólidos sistemas de salud no son afectados de la misma manera. Corea del Norte no registró hasta ahora ni una sola muerte, no obstante compartir frontera con China. Rusia, otra vecina del gigante asiático, que dobla en territorio a Estados Unidos, solo es levemente sacudida  por el virus.

China, donde brotó la crisis, ya contuvo al virus, y la gente está retornando a la vida normal. Cuba, no solo controló el mal, sino que está enviando misiones médicas a varios países, incluido Estados Unidos. China, Corea del Norte, Cuba, Vietnam son países con economías centralizadas y con sólidos sistemas públicos de salud. Rusia, heredera soviética, apenas conoció de la pandemia, cerró sus fronteras y decretó la cuarentena, otorgando vacaciones a todos los trabajadores y pagándoles un mes de salario, y a los médicos les aumentó los honorarios. Venezuela, en medio del bloqueo logró aplanar la curva de contagios y se encuentra entre los países con menos casos de Sudamérica a pesar del bloqueo que sufre.

Según algunos expertos, el neoliberalismo está agonizando, y pareciera ser que para coronar su trágica obra está dejando a la humanidad un legado letal: la pandemia más devastadora del siglo XXI. La crisis no hubiera sido pandemia de no ser por el neoliberalismo. El problema no es el virus, el problema es el neoliberalismo.

Comentarios

.
Sin comentarios

Déjanos tu opinión

.