Desenmascarar Narcomafias le costó la vida a Santiago Leguizamón

“La impunidad sigue como hace 30 años en el caso de mi padre. Absolutamente nadie fue condenado, ni los autores materiales ni mucho menos los intelectuales. Por ejemplo, en estos días, se dio por detenido uno de los supuestos autores intelectuales de la muerte de Santiago, Fadh Jamil, en el Brasil, sin embargo, el mismo fue procesado por cualquier cosa, menos por el asesinato de mi padre. Por lo tanto, no considero que la impunidad haya disminuido. La impunidad sigue, no solo en el caso del periodista Santiago Leguizamón, si no también de la mayoría de las personas asesinadas por el crimen organizado o la mafia en el país. Pero lo que podemos rescatar de esta auto detención o entrega de Fahd Jamil, es que todo el trabajo que hizo Santiago como periodista, corrobora lo que hizo Jamil en la frontera en Paraguay y Brasil, y su vinculación con diversas actividades del crimen organizado”.

Así se expresó Dante Leguizamón, al ser consultado por Antimafia Dos Mil, al conmemorarse, en este mes de abril, el día 26 concretamente, un nuevo aniversario del asesinato del periodista Santiago Leguizamón, su padre. En tono amable y sereno agregó: “A pesar de la impunidad reinante en nuestro país, estamos como familia esperanzados en que la causa, que ya está en la Corte Interamericana de Derechos Humamos, llegue a una condena del Estado paraguayo, por las violaciones a los derechos humanos cometidos, y que la Corte Interamericana exija al Estado paraguayo instalar políticas públicas de protección, tanto de periodistas en frontera, como de periodistas en general, y que se realicen acciones  contra la impunidad, no solo en el caso de Santiago sino de todos los casos de personas que fueron asesinadas por la mafia».

“Estaremos presentando a mediados de mayo un escrito de pruebas, las documentales, testificales y todos los elementos de prueba con que contamos, ante la Corte Interamericana. Presumo que este proceso, ante la Corte, dentro de los dos años ya tendría sentencia».

En cuanto al ámbito legislativo, y de manera de disminuir la impunidad, y garantizar el ejercicio de la profesión periodística, Leguizamón hijo, de profesión abogado, anunció: “Urge un cambio de nuestra legislación penal y procesal, debido a la necesidad que el Ministerio Publico investigue las amenazas de muerte contra periodistas y cuando las víctimas sean defensoras de derechos humanos en todos los casos. Es decir, que la amenaza, que actualmente es un delito de acción penal, se convierta en pública».

“El sistema penitenciario paraguayo facilita el crecimiento de las mafias en los penales. Lo que falta son políticas públicas de combate a las mafias y una mejor administración del sistema penitenciario, que está marcado por la corrupción y la precariedad“, concluyó.

Desenmascarar narco mafias 2

Santiago Leguizamón. Foto de Ultima Hora

En relación a la muerte de Santiago Leguizamón, el Sindicato de Periodistas del Paraguay también se pronunció en un comunicado expresó: “A 30 años del asesinato de Santiago Leguizamón, se entregó a la Justicia brasileña Fahd Jamil, sindicado como el autor intelectual del crimen que hasta hoy permanece impune. Santiago había publicado una serie de materiales que involucraban a Jamil con el narcotráfico, contrabando de soja y sicariato, responsabilidades que logró evadir en el sistema penal paraguayo. La impunidad por el homicidio del colega llevó al Estado paraguayo a enfrentar una demanda ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos por violar los derechos a la vida, a la libertad de expresión y a la justicia, entre otros”.

“El Sindicato de Periodistas del Paraguay trabaja en un proyecto de ley que busca, mediante un trabajo coordinado, proteger a las personas, grupos y comunidades que se encuentren en situación de riesgo como consecuencia del ejercicio del periodismo y la libertad de expresión, el trabajo de prensa o la defensa o promoción de los Derechos Humanos”, concluye el comunicado.

¿Por qué mataron a Santiago Leguizamón?

A comienzos de los años 90, Santiago Leguizamón, como corresponsal del diario Noticias de Asunción, había denunciado el tráfico de drogas y armas, el contrabando de soja, y también las muertes por encargo en Pedro Juan Caballero, con notas como estas: “Capos mafiosos de Pedro Juan utilizan asesinos a sueldo” y “La tenebrosa familia Yamil lo controla todo».

Con estos artículos de Santiago Leguizamón podemos explicarnos cómo los capo-mafiosos de la zona fronteriza (y no solo Fahd Jamil en connivencia con empresarios fronterizos, y con la autorización del propio presidente de la Republica, Andrés Rodríguez) ordenaron ponerle fin a sus días.

Finalmente, podemos concluir, que tanto detrás del asesinato del periodista Santiago Leguizamón (1991) y del ministro antidrogas General Ramón Rosa Rodríguez (1994) de acuerdo a los indicios, y sospechas, no estuvo ausente el capo mafioso Fahd Jamil, y su amigo, y compadre General Andrés Rodríguez, quienes jamás fueron procesados, ni mucho menos condenados (por la corrupta y cobarde justicia paraguaya).

Salvador y Pablo Medina

A todo esto, hablando de Santiago Leguizamòn, no puedo obviar mencionar, el caso de los hermanos Medina, es decir Salvador y Pablo, porque todos estos crímenes están relacionados, es decir, tienen un denominador común: la narco-mafia.

En el caso de Salvador se detuvo y se condenò al sicario, pero de los mandantes, ni rastros: la omertà del asesino, a la hora de ser interrogado sobre este punto, se hizo sentir. En el caso de Pablo, se han detenido a los autores materiales, pero en cuanto a los verdaderos mandantes del atentado, que también costò la vida de Antonia Almada, asistente de Pablo Medina, ni rastros, porque la omerta de los involucrados, tambièn se hizo sentir en grado màximo. Porque si bien fue condenado a extensa prisión, y como autor intelectual, el exintendente de Ipejhú Vilmar “Neneco” Acosta, los autores ideológicos por encima suyo, quedaron impunes, entre las sombras.

Desenmascarar narco mafias 3

Fahd Yamil Georges. foto de Ultima Hora

Pero hay más para decir, porque en la muerte, sobre todo de Pablo Medina, personajes como el ex presidente de la República, Horacio Cartes, la diputada actual Cristina Villalba, miembro del Movimiento Interno Partido Colorado “Honor Colorado”, liderado por Cartes, y el exgobernador Alfonso Noria, entre otros (y todos lo saben), no serían ajenos a las etapas de gestación del repudiable asesinato. El tema, será probarlo en los estrados judiciales, porque hasta el momento es solo una presunción de dominio público.

Concretando: Santiago Leguizamón, el General Ramón Rosa Rodríguez, Salvador Medina y Pablo Medina, fueron asesinados por la narco-política, que forma parte de la mafia local y regional, que a la vez hace parte de un sistema de poder con ramificaciones en toda la sociedad y el Estado paraguayo.

A sabiendas de toda esta verdad, como ciudadanos, tenemos la responsabilidad histórica, tal como lo hizo Santiago Leguizamón, de desenmascarar a los verdugos de la verdadera democracia, que han construido una falsa democracia por décadas, en connivencia con la mafia.

Entonces, debemos luchar con las armas de la denuncia, de la educación a la cultura de la legalidad y del arte revolucionario (como lo hacen los jóvenes del Movimiento Our Voice) para despertar la conciencia adormecida de la mayor parte del pueblo paraguayo, para así empezar una revolución civil y cultural, que haga renacer y desarrollar una auténtica democracia.

*Publicado originalmente en Antimafia Dos Mil 

Comentarios

.
Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

.