Curuguaty puede

Curuguaty es una bandera de unidad. Curuguaty es la síntesis de varios siglos de lucha por la tierra y el territorio en Paraguay; lucha que en las últimas décadas tuvo y tiene como principal protagonista al campesinado pobre, que ha debido hacer frente a un plan sistemático de ejecuciones, desapariciones, encarcelamientos y desplazamiento de decenas de miles de hombres y mujeres que hoy residen en villas periféricas de nuestro país y el exterior, cuando no en alguna celda de alguna inhumana prisión.

Al momento de escribir estas líneas, sigue en pie la convocatoria a otro intento de juicio a las campesinas y los campesinos sobrevivientes de aquel golpe sicario del 2012 en Marina Kue. La consigna es la nulidad total de la farsa-causa. Pero no creemos que este Poder Judicial pueda impartir justicia, y tenemos sobradas razones para afirmarlo, y afirmar que el Estado de derecho en Paraguay es una ficción. Creemos en nuestra fuerza, creemos que no hay reja que la lucha combativa no pueda romper.

Sin embargo, este no es un juicio más: es el escenario donde se expresará la disputa por la preciada libertad de nuestros compañeros, pero además el sentido de justicia; es el escenario donde se podría dejar al descubierto la necesidad de revertir la escandalosa concentración de tierras y riquezas en manos de un puñado de no más de mil personas, problema fundante, provocador de estas y otras dolorosas muertes, y deuda pendiente para el todo movimiento popular y revolucionario; también es el escenario para colocar que en nuestro país hay personas presas por sus ideas, presas por organizarse por sus derechos y en muchos casos por plantearse un nuevo orden. En la “democracia” paraguaya hay presas y presos políticos; y en última instancia, no menos importante, es un escenario para denunciar la escandalosa tortura a que miles de personas son sometidas diariamente en las cárceles del país.

No es posible ser indiferentes ante la prolongada emergencia humanitaria que significan miles de personas sometidas forzosamente al hambre, la tortura física, la separación de sus familias, el frío y la lluvia, la falta de defensa y otras gravísimas violaciones a los derechos humanos.

El juicio de Curuguaty, la lucha de Curuguaty puede volver a ser la punta de lanza, el factor unificador de movimiento popular en lucha, en reagrupamiento, en resistencia y a la vez ofensiva por un nuevo Paraguay. En este marco, las tierras de Marina Kue, hoy reocupadas por tercera vez desde la masacre del 2012, pueden ser también la avanzada hacia la necesaria lucha política unitaria, masiva y combativa por las ocho millones de hectáreas de tierras que diputados, senadores, militares, presidentes colorados y millonarios extranjeros se rifaron en sucesivas dictaduras y “democracias” de los ricos de turno, siempre, pero siempre como capataces serviles a los intereses de capital yanqui y brasileño.

Hoy, en los rostros de Fani Olmedo, Juan Carlos Tillería, R.R.V.O., Lucía Agüero, Alcides Ramírez, Néstor Castro, Arnaldo Quintana, Dolores López, Felipe Benítez, Adalberto Castro, Luis Olmedo y Rubén Villalba depositamos nuestros esfuerzos solidarios, que son también esfuerzos en memoria y reivindicación a la India Juliana, a Agapito Valiente, a las Ligas Agrarias, a Juan José Rotela, a Esther Ballestrino, a Vidal Vega, a Toto Lezcano y miles de hombres y mujeres que con su ejemplo nos empujan y animan a avanzar.

Curuguaty puede ser, Marina Kue puede ser esa bisagra, ese envión anímico a la lucha de miles por la dignidad, en la medida que hagamos realidad y de manera unitaria tanta consigna de defensa de la vida, de lucha por la tierra, por la justicia, la libertad y democracia.

Podemos vencer.

¡Venceremos!

*Secretario nacional de la Juventud Comunista Paraguaya

Comentarios

.
Sin comentarios

Déjanos tu opinión

.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.