Crecimiento económico del 4 %, significado y efectos

El Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó el pasado 9 de octubre en Washington su reporte del año 2014 denominado Perspectivas de la economía mundial. Así mismo,  el Banco Central del Paraguay, dio a conocer las proyecciones del crecimiento económico para el presente año. Ambas entidades estiman para el país una perspectiva de crecimiento económico del 4 % para este año. Los efectos e impactos de este crecimiento serán abordados de vuelta más adelante.

Este dato puede ser visto desde distintas dimensiones. Así, se podría considerar desde una visión macroeconómica, que dicha tasa de crecimiento es aún positiva. Si queremos consolarnos más, podemos observar los males de otros, como los de  Argentina que tiene una recesión de -1,7 %, de Brasil 0,3 % y Venezuela -2,9 %, aunque también podemos ver que Colombia tiene un crecimiento positivo del 4,8 %,  Ecuador 4 % y Bolivia 5,2 %.

Sin embargo, dicha tasa de crecimiento se puede ver desde tres dimensiones más, además de la ya citada precedentemente, que no pueden ser desconocidos. La primera es el comportamiento comparativo de la tasa de crecimiento de los últimos años. Así, en el 2008 fue del 5,8 %, en el 2009 baja considerablemente al  -4.0 %, en el 2010 pega un salto del 14,3 %, en el 2011 se desploma de nuevo al  3,8 %, en el 2012 se hunde aún más al -1,2 %, en el 2013 de vuelta se dispara al 13,6 % y en el 2014 otra vez cae al 4 %.

Este comportamiento de la tasa de crecimiento nos indica dos cosas, una de ellas su  inestabilidad  al tener un vaivén de sube y baja constante, y la otra es la alta volatilidad del crecimiento. Esta característica de nuestra economía ya fue advertida por el Banco Mundial en su último Informe sobre Paraguay cuando señalaba que “en términos de desarrollo recientes, la economía paraguaya ha experimentado una alta volatilidad en el crecimiento”, y también expone sus causas al decir que este comportamiento es “porque es altamente dependiente del comercio exterior en particular de la soja y la carne vacuna que representan cerca del 50 % de las exportaciones”.

El referirse a  la palabra volátil, el diccionario  define a ésta como la sustancia que se transforma fácilmente en vapor o en gas cuando está expuesta al aire. Entre la tasa de crecimiento del 13,6 % del 2013 y el 4 % del 2014, hay una diferencia del 9,6 %, y este porcentaje es lo que se ha evaporado. Cuál fue la causa de este fenómeno? La sequía en el año 2012 ocasionada por los efectos nocivos de “la niña”, y la caída de los precios internacionales de la soja  en el año 2014, causada a su vez por una mayor oferta del producto, principalmente por una mejor producción del mismo de Estados Unidos y Brasil, que tienen alrededor del 65 % de la oferta mundial.. Las medidas de contingencia y medidas económicas que no fueron aplicadas por el gobierno, ante factores externos adversos, sólo pudieron haber alivianado la disminución del crecimiento, pero no su desplome. Entonces, el punto no son las medidas de contingencia que el gobierno omitió adoptar, sino el modelo mismo de desarrollo, basado por un lado, en la exportación de materia prima y por el otro, en el desdén y en el abandono de la industria. Ese es el punto principal. Un país no puede basar su desarrollo en el rezo,  para que llueva o no llueva, o sobre factores externos tan inestables que no puede controlar, como la mayor oferta o la demanda diaria o mensual de un producto en el mercado internacional.

La segunda dimensión de la tasa de crecimiento del 4 % de éste año son sus efectos,  o dicho de otro modo, los efectos que no produce, que ya es una historia antigua pero siempre actual, que ese crecimiento llega sólo a los hogares de unos, pero no entra a los hogares de la mayoría de los paraguayos. Y esta historia continuará tal cual, si el gobierno no adopta e implementa mecanismos de redistribución de la riqueza producida por el país.

La tercera dimensión del crecimiento es que la caída de la tasa de crecimiento pudo haber sido mayor si no fuera por el favorable dinamismo de la industria, las construcciones y la mayoría de las ramas del sector servicios, lo que nos hace ver la naturaleza sostenible y sostenida de la industria en el desarrollo, al contrario de los comodities. La lección que nos deja la tasa actual de crecimiento, las comparativas con el de  años anteriores y sus efectos, es que debemos apostar a la industria como objetivo de desarrollo. Es cierto que esto no se logra sólo con deseos, pero también es cierto que si no hay deseos y éstos no son  puestos en práctica, no habrá ni industrialización ni desarrollo. En la antigüedad, las tribus y comunidades dedicaban ofrendas y sacrificios para aplacar la ira de los dioses y de la naturaleza. Hoy, nuestro desarrollo está pendiente de las oraciones, para que llueva o no llueva, para que “el niño” o “la niña” no sean tan inclementes, o para que dichos males  afecten a otros países productores de soja y no a nosotros, que permita que haya menores ofertas de dichos productos en el mercado internacional.

Comentarios

Tags:
,
.
Sin comentarios

Déjanos tu opinión

.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.