Bolivia: El pánico de la derecha es la conciencia del pueblo

La experiencia boliviana explica con claridad, el tremendo pánico de la derecha hacia la izquierda. Si bien en teoría esa paranoia, quedaba en suficientemente explicada, el golpe cruento del año pasado en Bolivia, golpe precedido del boicot al legítimo triunfo del MAS, y el aplastante triunfo en las elecciones del domingo 18 de octubre, han demostrado en la práctica las fundadas razones de la paranoia conservadora. Una paranoia que se expresa en las perversas políticas que apuntan a estigmatizar a la izquierda, recurriendo a mecanismos de todo tipo: desde los más sutiles, hasta los más brutales, recurriendo sin empachos a calumnias, difamaciones e injurias de toda laya con el acompañamiento de todos los poderes formales y fácticos del Estado.
¿Cuál es la explicación de esa brutal e inhumana paranoia?: El de que un proyecto alternativo como el del gobierno de Evo Morales, le haya dado a un pueblo latinoamericano, la posibilidad de lograr una vida más vivible de la que tuvieron históricamente en los gobiernos conservadores. En el caso de Bolivia, un país en el que el 60% de la población es indígena, con la histórica administración de gobernantes de derecha, uno de los cuáles como Gonzalo Sánchez de Losada, que hablaba un español con acento inglés, la población originaria desde la conquista, fue una población postergada, marginada, vejada, semi esclavizada que ni siquiera tuvo derecho a pisar las calles de las ciudades.
Obviamente, el gobierno de Evo, fue visto como una obscenidad por nuestra caduca y rancia derecha. Era imposible aceptar que mujeres con polleras y enarbolando la wipalla, pudieran caminar por las calles de La Paz, ocupar cargos públicos y comer y vivir dignamente.
Ese espectáculo y la imposibilidad de soportarlo, es lo que desde la minúscula población blanca, si fuera posible rubia (aunque sea con teñido), es que se pergeñó y ejecutó el golpe del año pasado contra el MAS.
Pero lo más elocuente, es que a pesar de toda la perversidad y los malsanos recursos de esa derecha retrógrada y racista, el MÁS arrasó el domingo. Y arrasó porque por primera vez la mayoría de ese sufrido y postergado pueblo en su mayoría indígena, tomó conciencia de que era posible algo que era visto por siglos, como imposible: vivir dignamente.
Lo prioritario entonces para la clase privilegiada de nuestra sufrida región, es evitar que los pueblos tomen conciencia a partir de la vivencia, que se puede vivir mejor.
El pueblo boliviano está demostrando a cabalidad, que no hay fusiles, tanques, gases ni garrotes, que puedan ser superiores a un arma invencible:, la conciencia.
No nos cabe por tanto, sino dar las gracias al hermano pueblo boliviano por esta histórica lección.

Comentarios

.
Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.