Blancos y negros en las fiestas patrias realizadas en el Centro Histórico de Asunción

Por Ramón Duarte

 

Los positivos y negativos del multitudinario festejo que inundó el Centro Histórico de Asunción (CHA)

La masiva concurrencia ciudadana al CHA volvió a repetirse, como en recientes ocasiones: decenas de miles de asuncenos y no asuncenos acudieron a la invitación de las instituciones del Estado y, sobre todo, de la Asociación por la Movida del Centro Histórico de Asunción (AMCHA) para festejar los 205 años de la Independencia de la Patria.

Los que anhelamos la revitalización del CHA, no podemos más que alegrarnos de haber visto que tantos paraguayos hayan caminado por las calles históricas, se hayan sentado en sus bares, hayan por lo menos mirado de reojo sus edificios monumentales, y tal vez recordado que el CHA es el territorio urbano político, económico, patrimonial e histórico más importante del país: aquí se deciden –con sus pocas luces y muchas oscuridades- las políticas de Estado, aquí trabajan miles de funcionarios públicos, aquí están los edificios y calles que más cuentan la historia de este país.

Como consecuencias positivas de este movimiento masivo de ciudadanos en el CHA, pueden citarse las centenares de personas que trabajaron ese día, en cualquiera de los emprendimientos y desde cualquier lugar, para llevar dinero a sus casas: pancheros, lomiteros, cuidacoches, dueños de bares, pups y restorantes y vendedores de todo tipo. En síntesis, hubo un movimiento económico, un factor –uno de los varios- que el CHA necesita para revitalizarse, y para competir con los desarrolladores inmobiliarios como Aldo Zucolillo (zona Mariscal López Shoping) o Víctor González Acosta (zona eje corporativo) que influyen en políticas municipales y gubernamentales para que el CHA se debilite y se fortalezcan sus intereses en aquellas zonas. Porque si el CHA no se revitaliza económicamente, no volverá a tener vida intensa. No seamos ingenuos.

Y los negros también fueron vistos  y padecidos claramente por la ciudadanía, sobre todo por aquellos que siguen viviendo en el CHA, pese a las adversidades de vivir en él: alrededor de 7 mil habitantes de departamentos y residencias. El domingo a la mañana, vieron montañas de basuras en sus veredas; sus fosas nasales fueron tapados por el maloliento olor de las orinas; sus basureros fueron destruidos, y el estridente sonido de la música no les dejo dormir hasta las 4 de la madrugada. Fue un padecimiento.

¿Quiénes fueron los responsables de este padecimiento ciudadano? Fueron los mismos  responsables de los aspectos positivos de los festejos en el CHA.

Sin embargo, en la responsabilidad de los negativos, tenemos que diferenciar al sector privado y al público. El AMCHA es una iniciativa de empresas privadas que –como toda empresa- buscan rentabilidad, y al ver las fechas patrias para este fin,  aprovecharon. Si fuera por el AMCHA, no penaría por los perjuicios que ocasionan sus actos, con tal de ganar dinero. Pedirle al AMCHA que se ponga límites, es como pedirle a un gato encerrado en una pieza que no coma el pedazo de lomito que está ahí en la esquina. Digo que los responsables de poner límites a la iniciativa empresarial –aplaudida de mi parte- y las actividades realizadas la noche del sábado  14 de Mayo, eran la Municipalidad de Asunción, la Policía Nacional y los ministerios,  instituciones y organismos del Poder Ejecutivo articulados para los festejos patrios. El Estado –através de sus instituciones- una vez más –es decir, históricamente en este país-  no cumplió su rol. No tuvo la autoridad o la voluntad o la eficiencia, o las tres cosas, de encausar aquel masivo festejo para que se eviten perjuicios a ciudadanos terceros. No tuvieron el control de la movida ciudadana en el CHA.

 

Comentarios

.
1 Comentario
  • Avatar
    Voltyn Vergara
    Posted at 10:44h, 17 mayo Responder

    Siempre es interesante y necesario que se denuncie la realidad que se esconde detrás de tanto «fiestorro patriótico», sin duda recibida por los ciudadanos como el «bálsamo de Mirabras», pero me asalta una duda: ¿ Creen realmente los paraguayos y paraguayas, que se han independizado de algo? Mientras las fiestas populares las sigan organizando los «propietarios» reales del Paraguay y de sus tierras ( el Gobierno actual) y no las organicen espontáneamente el pueblo paraguayo, solo serán una cortina de humo para ocultar que el país sigue siendo dependiente «de los mismos perros con distintos collares»
    VOLTYN

Déjanos tu opinión

.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.