¡»Black lives matter», también en Paraguay!

Por Jazmín García

Las vidas negras importan, es un lindo slogan. Es políticamente correcto y está de moda usarlo en las redes sociales en el contexto de lo que ocurre en EE.UU.
Pero las vidas de los afrodescendientes también deberían importar en Paraguay, donde el Estado sigue sin reconocerlos como minoría étnica, por lo cual no existen políticas públicas hacia estos paraguayos que, por su color de piel, por generaciones fueron discriminados, estigmatizados y marginados, como si no fuesen paraguayos, hijos legítimos de esta tierra.
¿Cómo están hoy? Igual. En una sociedad supuestamente abierta como la nuestra, todavía se mira mal. Se sigue hablando entre dientes cuando se ve a un «negro» o «negra», y es tal el nivel de discriminación desde el proprio Estado, que incluso fueron marginados de la historia que se enseña en escuelas y colegios, sus danzas y músicas no se enseñan como parte del folklore tradicional paraguayo, y tampoco se tienen en cuenta los aportes de los descendientes de africanos en la cultura paraguaya.
En consecuencia, gran parte de la publicación ignora que también existen «paraguayos negros».
Vivo esto desde hace 2 años con mi pareja. Me preguntan si es «yankee», brasileño, venezolano o cubano.
Son «cosificados». Esto lo vivo cuando me preguntan «de dónde lo saqué» como si se tratara de un objeto o dan rienda suelta al morbo sobre nuestra relación íntima basándose en estigmas raciales, sin tener en cuenta a la persona, sus sentimientos y su valor humano como tal. Lo padecen también las mujeres, quienes viven todo tipo de acoso por ideas impregnadas en el imaginario colectivo acerca de las mujeres «de color».
Discriminados socialmente: meses atrás, a mi pareja le iban a negar la entrada a un local nocturno, en el cual debía presentarse a tocar. El guardia después fue amonestado, pero tal vez la situación iba a pasar desapercibida si él no era el artista. Y no, no es una situación aislada.
También recuerdo que años atrás, cuando íbamoa a ir con papá a la Fiesta Kamba, invité a unas personas de las cuales una dijo que jamás iría a Kambacua «entre loa negros».
Cero políticas públicas: por el grado de marginación vivido por décadas, aun se hace difícil para muchos llegar a una educación terciaria y un empleo digno. La «ayuda» esporádica brindada desde entidades estatales o de grupos políticos es meramente asistencialista; y no apunta a mejorar de fondo la calidad de vida de los afrodescensientes (con vivienda digna, capacitación en oficios en las comunidades, etc).
Así que… si realmente les importa las «black lives», les invito a que comiencen por dar valor a las paraguayas. Y cuando pase la pandemia, pueden visitar Kambacua en Fernando de la Mora, también a los afrodescendientes de Emboscada, y de Kambakokue en Paraguari.
Y su tu hijo/a tiene un compeñero/a afrodescendiente, invítenlo a tu casa, inculcále a tu familia que debe respetar sus características físicas y combatir el bullyng, y que se debe dar valor a las personas por su humanidad, más allá de los colores.

Comentarios

.
Sin comentarios

Déjanos tu opinión

.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.