Bienal de Asunción: Consideraciones útiles para la paridad

Por Nelson Martinesi*
No podía dejar pasar esta oportunidad.
¡La tercera es la vencida!
Me queda sólo alegrarme por que la tercera versión de la Bienal de Asunción esta a punto de ser inagurada y, ver como el lento evolucionar de los procesos culturales del Paraguay avanza a ritmo país, entendiendo que no se puede pedir más porque no estamos acostumbrados.
En primer lugar una de las victorias es haberse librado del curador americano que a su vez pretende con el Centro Cultural El Cabildo hacer «otra» Bienal para agradar los caprichos de la endémica directora, y utilizarnos como plataforma para su propia promoción profesional sin importar cómo ni qué.
Al parecer, los organizadores han capitalizado algo de experiencia, después de que la segunda versión pasó casi desapercibida para el publico aficionado a la cultura. Igual, todavía se ve un cierto tipo de pretensión grandilocuente en un pais que nunca se ha preocupado por la situación de sus artistas ni por el real valor de la producción cultural, que es un capital imprescindible para poder llamarse una Nación, a no ser puntualmente por algunas exepciones personales que consiguen un cierto patrocinio dentro del engranaje del poder.
Es que el modelo a ser emulado no debe centrarse en la Bienal de Curitiba, ni de Sao Paulo, aquellas planteadas tipo «o mais grande do mundo». 

Entendemos que el esfuerzo debe ir si a convocar al publico nacional a interesarse y participar de los eventos y a los artistas paraguayos a contactar con sus pares extranjeros y dejar de lado de una vez por todas eso de esconder y mezquinar las invitaciones y restringirlas al circulo pequeño de afectos y acólitos incondicionales que tanto mal ya han hecho en décadas de prácticas en grupos locales de este tipo de nepotismos retrógrado.
Eso si espero que para la próxima versión dejen de lado ese horroroso logotipo que no crea ninguna identidad corporativa, ya que la Bienal no es un producto como Coca Cola o Mac’ Donalds que la sociedad necesite fijar como figura cognitiva y nada más cambiar la «consigna» para mandar el mismo pastiche prefabricado.

Cada bienal es un evento único y nuevo, renovable y vital, estamos hablando de artes visuales de creación y vitalidad productiva, de renovación.
Y para que tanto esfuerzo, sudor, lágrimas y tiempo personal se justifiquen, sería importante prolongar la duración del evento por lo menos un mes más, por lo menos, para dar respiro, y que se pueda establecer el espíritu crítico y el debate, que es lo que hace crecer el interés en este tipo de eventos.

*Artista plástico paraguayo radicado en Salvador, Bahía, Brasil.

Comentarios

.
Sin comentarios

Déjanos tu opinión

.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.