Ay, Asunción

El centro de Asunción y varios barrios de riberas sufren hoy el abandono de capitales burbuja, la especulación inmobiliaria y la desaparición ya completa de su antiguo mundo obrero.
El antiguo mundo obrero, que se formó y se consolidó con los puertos, los astilleros, las silos de cereales, las terminal de ómnibus, puertos y tren comenzó a desparecer en los 90, y en la actualidad ya no existe, tal cual como lo conocíamos antes.
Ese mundo humano que fue ocupando la Chacarita, Varadero, Itapytapunta, Tablada, atraído por la industria cárnica, por las moliendas, por los servicios en torno de las terminales de ómnibus, de puertos y ferrocarril, hoy ha quedado atrapado en trabajos basura.
Miles de familias se ocupan del reciclaje manual de basuras y chatarras producidas por la ciudad. En ese mundo no hay colegio, universidad y buena comida.
En tanto desaparecía ese mundo obrero los capitales provenientes de la extensión ganadera, sojera y narcoganadera empezaron a invertir sumas siderales en el eje corporativo, ubicado entre Villa Morra y Santa Teresa, creando un centro financiero y de divertimento propios para la clase alta y media alta.
El centro de la ciudad fue paulatinamente abandonado, y, sin embargo, a la espera de ese dinero, que parece que no llegará, los precios de los muebles inmuebles se mantienen por las nubes. Por una casa abandonada se piden millones de dólares, como si fueran mini palacios de alguna isla dorada.
A esto se suma el alto impuesto municipal.
Sin una fuerte intervención del Estado en el campo inmobiliario y en el mundo laboral las cosas seguirán su rumbo: una desigualdad social apestosa, de niñas y niños comiendo de la basura, trabajando del reciclado y de adultos asaltando las noches y los días en los semáforos.
Asunción es cuadro urbano país, pero tiene sus propias complejidades. Esas complejidades no se pueden comprender y ni mucho menos resolver desde una mirada municipalista.
Asunción, aquella que ha sido la musa de grandes poetas y narradoras y y cantores, necesita una planificación del Estado paraguayo que le devuelva lo popular.
Que de gusto ir y vivir los servicios sociales, económicos y culturales de una capital.

Comentarios

.
Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

.