Ante volatilidad e inestabilidad del modelo agroexportador, gobierno paraguayo hace lo del avestruz

El pasado 17 de diciembre, en el salón de actos del Banco Central del Paraguay, se realizó una conferencia organizada por el Banco Central del Paraguay, el Fondo Monetario Internacional y el Ministerio de Hacienda, sobre el tema “Paraguay: balance 2014 y Proyecciones 2015”, en la que se trató la economía paraguaya y sus perspectivas para el año 2015. El Ministro de Hacienda Germán Rojas se explayó sobre los resultados favorables de la economía paraguaya reflejados en mayores niveles de crecimiento del Producto Interno Bruto Per Cápita y el incremento de las recaudaciones. A su vez el Presidente del Banco Central del Paraguay afirmó que las condiciones externas desfavorables, serán atenuadas por la dinámica de la construcción, los servicios, la industria, el comercio y la agricultura en menor medida.

El representante del Fondo Monetario Internacional Alejandro Werner destacó como ya lo hiciera en su informe 2014, la alta dependencia económica de la exportación de los commodities. En una entrevista concedida al Diario Ultima Hora en su edición del 22 de diciembre, vuelve a resaltar que “el reto de Paraguay es disminuir el peso del agro en su economía”, para concluir con la necesidad de que “otros sectores como los de servicios y la industria vayan cobrando mayor relevancia”.

Las autoridades del sector económico hicieron una buena exposición de lo que hará y contribuirá el sector privado de la industria, los servicios y la construcción entre otros para el crecimiento y amortiguar el desplome de la exportación de los productos del agro, pero lo que estuvo ausente de las exposiciones de los funcionarios del gobierno es la mención de algún plan o de medidas que tiene proyectado el gobierno, tendiente a que el país vaya  disminuyendo paulatinamente la dependencia del modelo agro exportador, y avanzando hacia un mayor valor agregado de la producción y de las exportaciones. No plantearon absolutamente nada con respecto a lo que el estado va a hacer para fortalecer y desarrollar esos sectores. Dicha exposición bien pudieron haber hecho los dirigentes de dichos sectores, pero en lo que respecta al rol y función del estado no hubo ninguna mención, y es porque no existe, porque el gobierno no tiene un plan o programa para el desarrollo industrial, incluido al sector manufacturero y la construcción.

El Dr. Raúl Doutrelau, Presidente de la Asociación de Industriales Domisanitarios y Afines (AIDA), señalaba recientemente en el diario Abc Color en su edición del 19 de agosto, que “la industria domisanitaria del Paraguay se siente totalmente desamparada por el gobierno de Horacio Cartes”. Señaló que hace un mes pidieron audiencia con el Ministro de Industria y Comercio Gustavo Leite y no les da; “ya queremos llorar, las ventas siguen cayendo, y el 70 % del mercado paraguayo de este rubro es importado”, mediante maniobras de competencia desleal, señaló, agregando que “la industria local está pelando por sobrevivir en su propio mercado”. Los industriales de dicho sector no piden otra cosa sino el cumplimiento de la ley que es función y obligación del estado.

Así mismo, el Presidente del Centro de Industriales Metalúrgicos (CIME) Ramiro Vargas Peña, denunció que las empresas metalúrgicas paraguayas no podrán tener el 30 % de preferencia establecido en la ley, en la licitación de la ANDE, para la construcción de la segunda línea de 500 kv (Yacyretá-Villa Hayes), con lo que las empresas extranjeras tendrán mayores ventajas sobre las industrias paraguayas. “Pero hay poderosos y oscuros intereses detrás de esta licitación de la ANDE y por eso creemos que con ella se pone a prueba el patriotismo de las autoridades” concluyó el dirigente. Lo que piden los industriales metalúrgicos es nada más que la aplicación de la ley, que es obligación del estado.

El Presidente Cartes y su Ministro de Industria y Comercio se pasan viajando al exterior buscando atraer la inversión extranjera, lo que está bien, pero lo que no está bien es descuidar y sabotear a la inversión y la industria nacional. Todos los países del segundo y tercer mundo (si es que aún se pueden utilizar dichos términos) a excepción de los países desarrollados están esperando al igual que nuestro país la inversión extranjera directa, de manera que ella puede venir, venir poco o grande o no venir. De hecho desde hace 24 años que estamos esperando dichas inversiones y han venido muy poco, porque la misma depende más de los propios inversionistas que de nosotros. Que no hay que decir esto o aquello; cuidado que no hay que hacer tal cosa porque puede dañar la imagen del país y auyentar la inversión extranjera, se dice, pero se desvaloriza y se desdeña el capital y la inversión nacional que ya está en el país y que sobrevive con mucho esfuerzo y sacrificio.

El gobierno ya no puede hacer lo del avestruz, que ante el peligro o una situación difícil, esconde la cabeza bajo  tierra, dejando todo su enorme cuerpo en la superficie. El gobierno ya no puede desconocer la alta inestabilidad y volatilidad del crecimiento basado en la exportación de productos agropecuarios. En el 2008 el crecimiento fue del 5,8 %; en el 2009 baja al -4,0 %; en el 2010 pega un salto del 14,3 %; en el 2011 se desploma de vuelta al 3,8 %; en el 2012 se hunde aún más al -1,2 %, en el 2013 de vuelta se dispara al 13,6 % y en el 2014 otra vez cae al 4 %.

Lo que se debe cambiar es la matriz del modelo de desarrollo, en la que la inversión y la industria nacional jueguen un papel fundamental y no marginal, de manera a pasar de una economía basada en la producción y exportación de productos primarios, a otra basada en la incorporación de valor agregado y la manufactura. La inversión extranjera directa es muy importante, pero tienen dos limitaciones: primero, no podemos hacer planes confiando en bolsillos ajenos y, segundo,  la inversión extranjera será coadyuvante, no el principal agente de la industrialización y el desarrollo del país.

Comentarios

.
Sin comentarios

Déjanos tu opinión

.
Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.