Blogs: Una nueva forma de abordar la literatura

¿Qué son los blogs respecto a la literatura? ¿Nuevo soporte mediático o nuevo género? Desde el 2003, seis años después de la fecha oficial de nacimiento de los blogs, la cantidad de nuevas «bitácoras» se ha ido duplicando cada 6 meses abordando una infinidad de temas, entre ellos la literatura.

En el 2006 en Londres se premiaba de entre casi cien competidores de todo el mundo, a las mejores novelas basadas en blogs, conocidas como «blognovelas». En el 2008 la Universidad Complutense de Madrid convocaba a un nuevo premio literario: el «Premio literaturas en español del texto al hipermedia», que elegía tres obras literarias que hayan sido publicadas en internet. Estos galardones son solo una muestra del espacio que han ido ganándose las publicaciones en la web.

Hernan Casciari, considerado el narrador virtual más leído en lengua española y uno de los impulsores del nuevo género: la blognovela asegura que «Los nuevos formatos tecnológicos para contar historias están haciendo surgir un nuevo tipo de escritor, al que podríamos lamar escritor orquesta. Además de narrar,debe saber moverse con soltura en el diseño, la programación y el márketing». Casciari es conocido por su blog Diario de una mujer gorda, uno de los primeros llevados al papel por la Editorial Sudamericana en el 2006.

¿Es un blog o es literatura?
Durante el iii Congreso Internacional de la lengua española, llevado a cabo en la ciudad argentina de Rosario en el 2004, los aplausos atronaron la sala cuando el recientemente fallecido escritor portugués José Saramago expresó que «hagan lo que hagan Internet y la computadora, no hay nada en el mundo que pueda sustituir al libro. ¿Por qué? Porque sobre la página de un libro se puede llorar, pero no se puede llorar sobre el disco duro de la computadora». Ésto sin desmedro que el mismo Saramago haya hecho las delicias de sus
seguidores a través de su propio blog (cuaderno. josesaramago.org/)

Importantes universidades de todo el mundo también han llevado a las aulas la disyuntiva que llega cuando estas nuevas tecnologías alumbran nuevas formas de expresión. Recientemente la universidad de Cantabria, España, reunió a defensores y detractores del denominado «nuevo género» y entre las conclusiones se destaca como una de las mayores virtudes la interacción con los lectores además de la creación de una serie de géneros no contemplados habitualmente en la Historia de la Literatura, propiciados por el particular formato de la bitácora como la «microliteratura».

El blog se ha convertido en definitiva en una forma diferente de abordar la literatura, incluso mezclada o no con otras artes como la fotografía y el diseño. Es por esto que el debate no se limita a la publicación de géneros literarios tradicionales en un nuevo formato, sino a la concepción de nuevas variedades: textos cuya introducción, nudo o desenlace puede bien pude ser, por ejemplo, una fotografía. El blog permite además ir publicando en la medida en que se va gestando el proceso creativo. Sin embargo, algunos autores, por las múltiples posibilidades que ofrece la blogosfera se declaran «bloggeros» practicantes por motivos económicos.

Al igual que ha ocurrido con la prensa escrita la llegada del cine, la televisión e internet no significaron, como algunos llegaron a sugerir, el fin de las novelas, cuentos y poemas. Los escritores se han ido adaptando a la convivencia con estos medios: un ejemplo de ello es la cantidad de novelistas que, por citar una de estas formas de convivencia, incorporaron a su escritura procedimientos narrativos derivados
del cine. Es esta una de las principales razones por las que no podemos limitarnos a hablar de los blogs como un mero soporte sino más bien como caldo de cultivo de infinidad de posibilidades, quiérase o no, nuevas formas de expresión.

Comentarios

Publicá tu comentario