Bajo el constante acoso policial, manifestantes repudiaron la suba del pasaje

Más de dos centenares de personas se manifestaron este lunes contra la suba del pasaje bajo el permanente acoso de efectivos de la policía, que incluso intentaron evitar que la prensa realice su trabajo agrediendo a un cronista de este medio.

La policía agredía con manotazos y empujones a los manifestantes que grafiteaban las chatarras.

La protesta se inició hacia las 18:00 horas frente a la sede del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), donde intervinieron varios oradores.

La dirigente política Gloria Bareiro señaló que los transportistas constituyen la peor expresión del empresariado paraguayo, que incluso recibiendo millonarios subsidios no mejoraron el servicio ni cumplen las leyes laborales, sometiendo a los choferes a jornadas laborales que sobrepasan las ocho horas reglamentarias, sin seguro social ni día de descanso en la semana.

Varios de los oradores repudiaron también la ley de alianza público-privada (APP) señalando precisamente el sistema de transporte como muestra acabada del fracaso de la privatización de los servicios públicos, así como los altos costos que se imponen a los usuarios.

Por su parte, el sindicalista Juan Torales leyó una nota dirigida al titular del MOPC, Ramón Jiménez Gaona, en la que la Coordinadora Democrática, que aglutina a distintas organizaciones políticas, sociales y sindicales, pide la anulación de la suba del transporte basándose en un cálculo según el cual el precio del boleto no puede sobrepasar los 2.000 guaraníes incluso sin subsidio.

“Se va a acabar, se va a acabar la dictadura empresarial”, cantaban los manifestantes. “¡Fuera chatarras, fuera chatarras!”, fue una de las consignas pronunciadas con más fervor al momento de realizar los piquetes, que obligaron a que se desvíe el tránsito en varias calles y que incluso una unidad de transporte deba devolver el pasaje al quedar atrapado en el embotellamiento.

El mal estado de las unidades y la falta de cobertura nocturna fueron las principales quejas de los manifestantes, que portaban carteles con leyendas como “Alto, esto es un asalto. 2.400” u otras más directas como “Japiro al aumento”.

Santiago Ortiz, del Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP), destacó que la lucha contra el aumento del pasaje no es una lucha aislada, sino que involucra a todos los sectores obreros que con el aumento deberán destinar el 15% de su salario mínimo (quienes llegan a esta remuneración) para cubrir el pasaje de una sola persona. Así, se sumó al reclamo de las centrales sindicales que exigen un reajuste salarial del 25% y que convocan para marzo de 2014 a una gran huelga general contra el proyecto antipopular de Horacio Cartes.

El toque artístico fue dado por Pachín Centurión, quien cantó un par de canciones infundiendo ánimo a la lucha popular. “A la huelga y a la calle. Fuera chatarra”, exclamó entre los rasguidos de su guitarra.

Mayoría favorable

Consultados sobre su parecer ante la protesta, los pasajeros de los colectivos detenidos ante los piquetes en su mayoría apoyaban la manifestación, aunque algunos expresaban su disgusto desde las ventanillas. Otro, en cambio, se limitó a decir que la suba le daba igual.

Los oficiales Christian Acosta, sin portanombre, y Rolando Areco golpearon y amenazaron al cronista de este medio.

“¿Dónde está la TV Pública?”; “¡Saquen la TV, saquen la TV!”, corearon los manifestantes cuando la marcha subía por la calla Alberdi llegando frente a la sede de la actual TV Paraguay, que fuera el bastión de resistencia contra el golpe de junio de 2012. “Ya privatizaron la TV”, gritó un manifestante.

La entusiasta marcha tuvo momentos de crispación cuando los policías daban manotazos y empujones a los manifestantes que querían grafitear sobre las chatarras. Ante las quejas de una manifestante que fue golpeada por un policía, el cronista de nuestro medio Paulo López, al intentar fotografiar al supuesto efectivo agresor, fue golpeado en el antebrazo y empujado por dos policías que intentaron evitar ser fotografiados. Al insistir en hacer las tomas, los efectivos amenazaron al reportero. El comisario Walter Vázquez y los oficiales Rolando Areco y Christian Acosta, que parte de la manifestación actuó sin portanombre,  fueron algunos de los uniformados identificados que agredieron a los ciudadanos en protesta.

Diana Rivarola recibió un golpe de escudo de parte de los antimotines. Foto: Facebook.

Ante el fuerte cordón de antimotines que disuadía a los manifestantes de ir hacia el Palacio de los López,  estos se dirigieron hacia el Panteón de los Héroes para cerrar la jornada con bailes y cánticos.

Simultáneamente, un grupo subió hasta la calle Oliva para seguir con los piquetes. Allí intervinieron los antimotines golpeando con sus escudos a las personas que estaban haciendo una pacífica sentata. “Finalmente, luego de unos forcejeos la policía se retiró y los manifestantes siguieron cortando calles y finalizaron con una asamblea popular”, refirió Diana Rivarola, quien recibió un golpe de escudo entre el cuello y la cabeza de parte de un antimotín.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.